Un baño curativo en Kamencové jezero

03-08-2019

En el noroeste de la República Checa hay un lago conocido especialmente por las tradicionales propiedades curativas de sus aguas. Se trata de Kamencové jezero.

Kamencové jezero, foto: Klára StejskalováKamencové jezero, foto: Klára Stejskalová

Foto: Klára StejskalováFoto: Klára Stejskalová En la ciudad de Chomutov, en el noroeste de la República Checa, se encuentra Kamencové jezero, un espacio de agua y naturaleza que sorprende al visitante, ya que está situado a menos de dos kilómetros del centro de la ciudad.

El origen de este lago, aunque incierto, se remonta a finales del siglo XVIII, y se supone que surge de la inundación de un espacio que en los siglos anteriores había sido una explotación para extraer pizarra. La primera mención escrita del lugar data de 1818.

Desde su nacimiento, los visitantes acudían a sus aguas atraídos por sus propiedades curativas, ya que se decía que estas eran buenas para curar el reumatismo, el acné y las enfermedades respiratorias, por ejemplo. Lo que sumado a otras ventajas hizo de Kamencové jezero un lugar muy conocido, como cuenta para Radio Praga Karel Ton, quien dirige actualmente el recinto.

Karel Ton, foto: Klára StejskalováKarel Ton, foto: Klára Stejskalová “El principal motivo es el contenido del agua. Históricamente este lugar ha sido visitado por el efecto curativo de sus aguas. También, su localización directamente en la ciudad tiene sus ventajas. Sientes que estás en plena naturaleza, pero estás en la ciudad. Y alrededor del lago hay una ruta para bicicletas, y otras actividades deportivas también están a mano”.

La erosión de la pirita que hay en el lago produce ácido sulfúrico, lo que sumado al alumbre y otras sustancias que hay en el agua, limita la aparición de organismos vivos. Es por ello que a veces se conoce al lago como el “mar Muerto”. Sobre este tema prosigue Karel Ton.

“Algo específico de esta agua es que no se encuentran en ella cianobacterias. No hay apenas organismos vivos, por lo que no se ensucia. En la temporada alta podría ser un poco visible (la suciedad). Pero en general, nunca hemos tenido problemas con la higiene”.

Los estudios realizados al agua de Kamencové jezero han demostrado sin embargo que allí viven 30 especies de microorganismos e insectos. Pero organismos de mayor tamaño no pueden prosperar en esas condiciones, aunque algunos turistas despistados que desconocían este hecho han intentado pescar, afirma el director del recinto.

Foto: Klára StejskalováFoto: Klára Stejskalová “Se ha dado el caso curioso de que algunos visitantes vengan a intentar pescar, pero no lo consiguieron. De verdad que aquí no vive nada”.

Aunque como hemos dicho, Kamencové jezero ya era un lugar conocido anteriormente, su uso como balneario destaca especialmente después de la Primera Guerra Mundial.

Esta área de recreo abre desde el 1 de mayo hasta el 1 de octubre, y entre las novedades de este año presenta unos toboganes para lanzarse al agua. Pero el recinto ofrece innumerables actividades más para pasar la época estival, cuenta Karel Ton.

“El año pasado abrimos en este recinto un nuevo muelle flotante, en el que este año estamos instalando toboganes. Y en lo que se refiere a la actividad deportiva, por supuesto, es posible alquilar hidropedales, paddleboards, hay tenis de mesa, pistas de baloncesto y de vóley-playa. No es solo un lugar para bañarse, también es un camping. Hay cabañas donde ofrecemos alojamiento. Hay en total 42 cabañas y sitio para 250 tiendas de campaña y caravanas”.

Foto: Klára StejskalováFoto: Klára Stejskalová Muchos de estos lugares de recreo han sufrido en los últimos años las consecuencias de la sequía, y han visto bajar notablemente su nivel del agua. De hecho, un famoso lugar de baño en Canadá, interesante por su similitud con Kamencové jezero, terminó por secarse del todo. Pero según Karel Ton, este tipo de problemas no amenazan por el momento a este recinto.

“El nivel del agua cambia, y hay días en los que llueve y se nota al momento. Ahora tenemos un poco menos de lo habitual, pero si miramos su evolución histórica, al final siempre vuelve al nivel normal después de un año, gracias a las lluvias y a la nieve. Creo que no se nos va a secar”.

Entre los bañistas de Kamencové jezero destacan principalmente los checos, como señala Karel Ton, pero el lugar es también conocido por un gran número de extranjeros, especialmente en lo que se refiere a su zona de caravanas, que recibe visitas de muchos turistas europeos.

Foto: Klára StejskalováFoto: Klára Stejskalová “No solo vienen los locales de Chomutov, aunque son mayoría. Pero también hay personas que son de fuera de Chomutov, así como extranjeros. Entre los visitantes del área de baño predominan los checos, pero en el camping hay más extranjeros de países como Alemania y Holanda”.

El agua de Kamencové jezero, que tiene alrededor de 23 ºC, ocupa una superficie de 676 metros de largo y 240 metros de ancho, con una profundidad máxima de 4 metros. Todas las zonas acuáticas son accesibles al público.

Existe también una historia interesante sobre el origen de esta cantera inundada, y es que muchos afirman que su origen podría ser natural, aunque este hecho no descarta la posterior influencia humana.

Esta teoría se basa en que la profundidad máxima del lago no corresponde a la profundidad conocida de la cantera, que era de 18 metros. Por lo que piensan que la extracción minera pudo producirse en los alrededores del lago, y que los materiales acumulados de dicha extracción más algunos corrimientos de tierra acabaran provocando lo que hoy es la cuenca del lago. Esto explicaría que en algunas partes bajo el agua se encuentren tocones y troncos pequeños.

03-08-2019