Un balneario natural en el corazón de Chequia

20-07-2019

En el segundo episodio de nuestra miniserie veraniega dedicada a los balnearios checos hablaremos de uno de los más antiguos en Praga, ubicado en la reserva natural Divoká Šárka. Fue abierto en el año 1930 y desde entonces lo administra la familia Veselík.

El balneario llamado “U Veselíků”, que lleva el nombre de la familia que lo fundó, se encuentra en el corazón del valle Šárecké údolí, en el centro de una pintoresca reserva natural en las afueras de Praga. Es accesible solo a pie, caminando por un sendero que se despliega a lo largo del arroyo Šárka.

Jiří Veselík, foto: Ondřej TomšůJiří Veselík, foto: Ondřej Tomšů Después de una caminata de cerca de un cuarto de hora, se llega a una caja registradora escondida en medio de la naturaleza, donde espera Jiří Veselík, cuyo abuelo construyó el balneario. La piscina natural ha existido durante casi un siglo, como explicó el señor Veselík a Radio Praga.

“El próximo año celebraremos 90 años de existencia. Originalmente se encontraba aquí un estanque y un molino. Mi abuelo luego construyó un restaurante en el lugar y después un balneario, que está en funcionamiento desde 1930. En 1950 lo confiscaron los comunistas, pero dejaron que mi padre fuera el administrador, y después de 1991 nos lo devolvieron. Mi padre lo administró hasta su muerte en 1996. Desde entonces estoy a cargo yo, y ahora también mis hijos”.

El restaurante se encuentra hasta estos días en su ubicación original, pero ya no está en manos de la familia Veselík.

Mientras que en los primeros años después de su fundación, una entrada al balneario costaba unos céntimos, ahora cuesta cien veces más, unos cinco euros. Aparte del precio, sin embargo, en el balneario de Divoká Šárka no ha cambiado mucho. Se ha conservado incluso un ambiente que evoca la Primera República Checoslovaca.

Por cierto, la electricidad se instaló en el sitio en la década de los 70. Hasta entonces, los propietarios tenían que encender lámparas de queroseno para tener luz, como recordó con nostalgia Jiří Veselík.

Divoká Šárka, foto: Ondřej TomšůDivoká Šárka, foto: Ondřej Tomšů “Algunas cosas se tienen que reconstruir, pero lo mínimo posible, para mantener el espíritu de los años 30. Las cabañas tuvieron que ser reemplazadas porque las viejas estaban podridas, pero por lo demás se ha conservado el estilo original”.

El balneario en Divoká Šárka es famoso por su agua fría. Las piscinas se llenan con agua de los manantiales de los alrededores. Incluso si hace mucho calor, el agua se calienta hasta un máximo de 23°C. Esto puede ser un obstáculo para algunos visitantes, pero por otro lado, muchos aprecian la pureza de la piscina natural.

“El agua está un poco fría, eso sí, pero limpia. Hay muchos árboles aquí, así que se puede encontrar sombra. Para los niños se ofrece mucha diversión. Pero el balneario está un poco lejos, así que no es para una hora o dos, más para un día entero. Solo para las personas del barrio Praga 6 está cerca”.

Aparte de dos piscinas, el balneario cuenta con una piscina infantil y un rincón para niños, también con canchas de voleibol y bádminton y mesas de ping-pong para los amantes del deporte. Si uno no quiere estar tumbado bajo la sombra de los árboles, puede alquilar una tumbona o un parasol. En el bar se sirve cerveza checa y muchos tipos de helados.

Tu propia cabina para toda la temporada

Divoká Šárka, foto: Ondřej TomšůDivoká Šárka, foto: Ondřej Tomšů Para cambiarse de ropa hay dos opciones: un vestuario común o más de 50 pequeñas cabinas con llave. Los visitantes fieles del balneario pueden incluso alquilar una cabina para toda la temporada, como lo hace la señora Antošová, que lleva más de 30 años viniendo al balneario.

“Compré mi primer abono en 1994, cuando mi hija menor tenía dos años y medio, y desde entonces he venido con regularidad, a pesar de que me haya mudado varias veces y cambiado de trabajo. No he encontrado nada mejor o más hermoso que este balneario. Tengo una cabina alquilada para toda la temporada, así que cuando de repente se me ocurre venir, siempre tengo dos trajes de baño y un par de toallas aquí. Vengo incluso si la temperatura del agua es muy baja, de hecho me conviene. Algunos se quejan de que la caminata por el valle es demasiado larga, pero para mí es un oasis, la naturaleza aquí es hermosa. Cuando las niñas eran pequeñas, decía que esto era la piscina más hermosa de Europa”.

La temporada en Divoká Šárka comienza en mayo y dura hasta mediados de septiembre, dependiendo del clima. Cuando hace buen tiempo, la piscina está abierta todos los días entre 9:00 y 19:00.

20-07-2019