Spálené Porící, la "Ciudad Histórica"

22-05-2004

El castilloEl castillo Esta vez nos trasladamos a Bohemia Occidental. De su metrópoli, la ciudad de Pilsen, nos dirigimos hacia el sur a una zona al pie de la sierra Brdy. Allí, en medio de un pintoresco valle rodeado de montañas, se encuentra la ciudad de Spálené Porící, la meta de nuestro viaje.

A la visita nos motivó el que Spálené Porící fuera declarada "Ciudad Histórica del Año 2003". Este alto reconocimiento del Ministerio de Cultura checo le fue entregado a representantes de Spálené Porící en un acto celebrado hace poco en el Castillo de Praga, al que asistieron representantes oficiales del país y de las alcaldías de unas doscientas ciudades checas.

Spálené Porící es una típica ciudad provincial. Tiene unos 2 mil 600 habitantes pero, como indica Pavel Cízek, nuestro guía y alcalde de la ciudad, quizás precisamente por ello logra conservar un encanto especial que atrae al lugar a muchos visitantes.

"Spálené Porící está rodeada de la sierra Brdy y a esta ubicación geográfica la ciudad le debe su mayor encanto. La zona local es interesante también por otro motivo, y es que nunca se dieron aquí grandes migraciones. Las raíces de la mayoría de las familias se remontan varios siglos atrás, por lo que a los visitantes la gente local les puede llegar a parecer un tanto conservadora en su modo de ser y de actuar".

Los habitantes locales difícilmente se adaptan a cualquier cambio, por lo que la ciudad logró conservarse casi intacta a lo largo de siglos. Claro está que se procedió a las necesarias remodelaciones, pero a Spálené Porící no llegó a afectarle el boom del modernismo que en el siglo XX hiciera cambiar el aspecto de muchas otras ciudades y aldeas checas.

Así por ejemplo, en la plaza mayor de la ciudad se conservó una casa de madera que en tanto que una muestra de la arquitectura popular checa fue inscrita en la lista del patrimonio nacional. El edificio, no obstante, sigue con vida, ya que en él fue instalado el Centro de Informaciones Turísticas de Spálené Porící.

"En nuestra ciudad los expertos valoran principalmente su tradicional disposición. O sea, la plaza mayor es el centro de la ciudad. Y a la plaza dan las entradas principales del palacio local, de la iglesia, de la casa del párroco, de la alcaldía, así como de la fábrica de cerveza local y del mayor latifundio. Esto crea una atmósfera que caracterizaba a las ciudades checas de las postrimerías del siglo XVIII. Y nosotros tratamos de que esa atmósfera se conserve también para las generaciones venideras", dijo el alcalde de Spálené Porící, Pavel Cízek.

Spálené, significa en checo "quemado". Nos sorprendió que esa palabra llegara a componer el nombre de la ciudad, pero la explicación del alcalde Pavel Cízek es simple.

La iglesiaLa iglesia "Es interesante la historia de ese atributo. Los sondeos arqueológicos verificaron que antaño la ciudad era mucho más grande. No obstante, en el siglo XVII, durante la Guerra de los Treinta Años, se asentaron en ella y en sus alrededores varios ejércitos enemigos. Al abandonar luego la ciudad, decidieron quemarla para castigar a sus habitantes, que ante los soldados huyeron a los montes y bosques cercanos. De allí que más tarde, los habitantes de la ciudad cuyo nombre original era Porící, comenzaron a añadirle a ese nombre el atributo de Spálené, o sea, "Quemado". Y ese nombre se conservó hasta nuestros días".

Antes de ese difícil período Spálené Porící era una ciudad bastante avanzada para su época, contando con varios talleres de fundición y otros centros productivos. Hoy en día, no obstante, nada recuerda ya esa desgracia sufrida por Spálené Porící en el siglo XVII en forma del enorme incendio. Y, gracias a los trabajos de reconstrucción realizados en los últimos años, el centro de la ciudad es muy bello.

La ubicación de las obras arquitectónicas más importantes en la plaza mayor de la ciudad, permite al turista aprovechar al máximo el tiempo reservado a la visita. Por un estrecho camino rodeado de césped se llega al palacio Spálené Porící. Originalmente había en el lugar una ciudadela gótica, que en 1617, el noble checo Adam Vratislav mandó reconstruir en palacio, siendo aplicados en la obra tanto elementos de estilo renacentista como barrocos.

Para evocar la destinación original de la obra, el palacio fue decorado más tarde con una almena y en el siglo XIX se construyó una torre neogótica. Al terminar los últimos retoques del palacio en los años noventa del siglo XX, una parte de la obra sirve a las necesidades de la Escuela Religiosa Media de Ecología, otra es aprovechada como centro de exposiciones y algunos salones del palacio fueron reservados para actividades sociales públicas, como por ejemplo los casamientos.

El castilloEl castillo El palacio, según indicó el alcalde Pavel Cízek, es propiedad del Capítulo Metropolitano de San Vito en Praga, lo que testimonia los estrechos vínculos históricos de Spálené Porící y la capital checa.

"Sí, es cierto, nuestra ciudad tiene una estrecha relación con Praga y su historia, ya que el Capítulo Metropolitano de San Vito es una de las instituciones oficiales más antiguas del país. Además, varias veces en el pasado, durante las grandes conflagraciones, en el palacio de Spálené Porící fue depositado, para ser protegido ante el enemigo, el más valioso tesoro de la catedral de San Vito de Praga, que son las joyas de coronación de los reyes de Bohemia".

El parque que rodea el palacio de Spálené Porící data de 1617 y al visitante le ofrece la posibilidad de apartarse por un momento de la bulliciosa vida moderna, así como de conocer valiosos árboles y arbustos que a este lugar fueron traídos de varias zonas del mundo.

En el centro de Spálené Porící encontramos también la iglesia de San Nicolás, cuya historia se remonta al siglo XIV. Varias veces el edificio fue reconstruida, siendo su aspecto actual del año 1882. Los bancos de madera en la iglesia datan del siglo XVII y la campana instalada en la torre es todavía un siglo mayor.

Otro interesante edificio desde el punto de vista histórico-arquitectónico es el decanato. En la edificación de esta obra en estilo barroco fueron utilizados también ciertos elementos de la arquitectura popular, especialmente en la forma de puertas y ventanas. El edificio lo decora el emblema del capítulo de San Vito de Praga.

Para un turista puede resultar interesante también el cementerio judío a las afueras de la ciudad de Spálené Porící que data de mediados del siglo XVII, y en el que se sepultaba hasta finales de los años treinta del siglo XX. Del barrio judío en la ciudad se conservó no obstante sólo una pequeña parte, siendo derrumbada en el año 1946 también la sinagoga local.

Con la historia de la ciudad el visitante puede familiarizarse más detalladamente en el Museo de Spálené Porící, instalado en el palacio local. Además de documentos y fotografías históricas hay allí también una exposición permanente de instrumentos y máquinas utilizadas en el pasado por los campesinos y artesanos locales.

Y aquí, amigos, concluimos esta visita a la ciudad de Spálené Porící en Bohemia Occidental.

22-05-2004