Los caballeros de Blaník ayudarán a los checos en el último caso

05-06-2004

El monte Blaník se encuentra en Bohemia Central al sur de Praga. Según dice una leyenda, un ejército duerme en ese monte y ayudará a la población checa en caso de que se encuentre en el peor de los peligros. Les relataremos asimismo otra leyenda sobre una moza que pasó un año en la cueva de los caballeros y sabrán que el tesoro de Blaník verdaderamente existe.

Los caballeros de BlaníkLos caballeros de Blaník Según la leyenda, en el monte Blaník se encuentran caballeros del ejército de San Venceslao que duermen y esperan a que llegue el día en que el pueblo checo necesite su ayuda. Ese día el ejército se movilizará.

Desde que hay memoria, la gente afirma que Blaník es un monte misterioso. Hay quienes dicen que la leyenda surgió probablemente después de la milagrosa derrota de las tropas enemigas cerca de la aldea Býkovice, al pie de Blaník.

Las primeras alusiones escritas sobre el mito datan del siglo XV. Por ejemplo, Mikulás Vlásenický en su "Augurio" describe imágenes apocalípticas del futuro. En sus visiones relata sobre "un montón de enemigos, arroyos de sangre y un país que sufre aplastado bajo las uñas de los caballos". El autor augura que cuando el pueblo esté en el peor de los peligros, los caballeros saldrán de Blaník abalanzándose contra el enemigo y salvando a los checos.

Según la profecía, los checos sabrán que ha llegado el peor de los males, ya que ese día los árboles se marchitarán en Blaník. En la pradera debajo del monte se armará una batalla tan horrible que un estanque cercano se llenará de sangre. Pero después, las tropas de San Venceslao harán huir al enemigo del país.

Louňovice pod Blaníkem, foto: ŠJů, CC BY-SA 3.0 UnportedLouňovice pod Blaníkem, foto: ŠJů, CC BY-SA 3.0 Unported De todas formas, aun no ha llegado el momento para que el ejército se despierte, los caballeros siguen durmiendo.

Esta leyenda se transmite de generación en generación desde siempre. Se puede decir que no existe ni siquiera un ciudadano checo que no conozca dicha leyenda. Algunos creen en la misma, otros no...

...Y los escépticos señalan que los caballeros nunca saldrán en ayuda de los checos, ya que nunca la situación es tan mala como para que no pueda ser todavía peor, según dijo Milos Lehký, alcalde de la aldea Lounovice pod Blaníkem, situada al pie del mítico monte.

"La gente de aquí suele decir que los caballeros quisieron salir en ayuda de los checos ya varias veces, pero los vecinos les persuadieron para que se quedaran en la montaña, diciendo que es mejor tener una reserva, ya que de seguro llegarían tiempos todavía peores ".

Alois Jirásek, un escritor clásico checo, es el que más popularizó la leyenda sobre el ejército de San Venceslao en el libro "Antiguas Leyendas Checas". En esa obra describe qué sucederá cuando los caballeros de Blaník se despierten:

Milos Lehký, alcalde de la aldea Louňovice pod Blaníkem, foto: Archivo de Radio PragaMilos Lehký, alcalde de la aldea Louňovice pod Blaníkem, foto: Archivo de Radio Praga El enemigo sobrecogido de miedo emprenderá la fuga hacia Praga donde será terminada la tremenda contienda. Debido a la encarnizada lucha, tanta sangre será derramada que una corriente sangrienta correrá por la capital checa desde la colina Strahov hasta el Puente de Carlos. En ese momento, San Venceslao, montado en un caballo blanco y con una oriflama en la mano, encabezará a los checos expulsando a todos los enemigos extranjeros del país...

Y San Procopio le ayudará con un báculo. Terminada la batalla, en el país reinará la santa paz. Muchos checos caerán en la lucha, pero los que sobrevivirán serán personas con cuerpo entero que tomarán lección de sus propios fallos y de los fallos de sus antecedentes, que se mantendrán firmes. El enemigo jamás logrará derribarlos al suelo.

Existen muchas leyendas sobre el monte Blaník: por ejemplo, sobre un tesoro escondido en el monte, sobre un manantial con una fuente inagotable... El alcalde de Lounovice pod Blaníkem, Milos Lehký, nos contó la historia de una moza que desapareció en el monte y volvió a casa después de un año.

"Se dice que una moza se encontró cerca de Blaník con un caballero. Éste le había pedido que hiciera la limpieza en el interior del monte. La moza lo aceptó y terminado el trabajo, los caballeros le dijeron que como recompensa puede coger toda la basura barrida. Tras salir del monte, la moza tiró la basura y se fue a casa. Todos se maravillaron de que la chica apareciera en casa, a ella le pareció que había estado en el monte un día, no obstante, en el mundo real había transcurrido un año entero. Al quitarse su delantal, la muchacha lamentó mucho haber tirado la basura, ya que se fijó de que el polvo que se quedó en el delantal, se había transformado en oro".

Matías, hermano del emperador Rodolfo IIMatías, hermano del emperador Rodolfo II Alguien quizás desconfiará de la existencia de los caballeros o de la moza que les limpió su cueva. Bueno, pero lo cierto es que el tesoro de Blaník verdaderamente existe.

A principios del siglo XVII, Matías, hermano del emperador Rodolfo II Habsburgo, envió a Bohemia sus tropas que pasaron por esa región sembrando el miedo y haciendo estragos. Por ello, uno de los vecinos de Lounovice pod Blaníkem escondió sus bienes, es decir 622 monedas de plata, en el monte Blaník y por razones desconocidas, jamás volvió para recoger el dinero. El tesoro fue descubierto en 1962, señaló el alcalde de la aldea.

"Un señor, al trabajar en el bosque, encontró tres monedas antiguas. Las guardó y tras unos años se reunió por casualidad en una taberna con el historiador Pavel Radomerský del Museo Nacional. Hablaron sobre el tesoro y el señor le enseñó las monedas que había encontrado. Los dos posteriormente con ayuda de un buscaminas encontraron las 622 monedas de plata. En la actualidad, el dinero está depositado en el Museo Nacional de Praga".

Con motivo del día de San Venceslao, el 28 de septiembre, una fiesta en honor del patrono de las Tierras Checas se celebra cada año en Lounovice pod Blaníkem. Miles de personas acuden anualmente a los festejos, mencionó el alcalde de esa población, Milos Lehký.

"En el monte Blaník, se celebra por la mañana una misa. Posteriormente, San Venceslao con su cabalgata se traslada a Lounovice, donde da un discurso inaugurando la fiesta. En el patio del palacio de Lounovice, se presenta cada año un grupo de esgrima con trajes históricos, hay música y gente por todas partes".

05-06-2004