Liberec, un edificio emblemático y muchos niños

03-04-2004

La ciudad de Liberec se encuentra en Bohemia del Norte cerca de la frontera con Alemania. Está situada en una cuenca entre la montaña de Jested y la Sierra Jizerské.

La ciudad de LiberecLa ciudad de Liberec Liberec es conocido como importante centro de deportes de invierno, sin embrago, ofrece a sus visitantes mucho más que deportes. Lugares interesantes encontrarán aquí los amantes de la arquitectura, la historia y también aquellos que gustan de las flores.

La ciudad surgió como un centro de descanso que ofrecía ocio y tranquilidad a los comerciantes que transportaban mercancías por la ruta comercial tramontana de Bohemia a Alemania.

La pequeña aldea, por primera vez mencionada en un documento de 1352, creció notablemente en los siglos XV y XVI cuando obtuvo del emperador Rodolfo II el rango de ciudad.

La prosperidad de la urbe y de toda la región se debió en gran medida a los propietarios de Liberec de aquel entonces: la familia Redern.Marek Rehácek, secretario del Ayuntamiento de la ciudad nos ofrece más detalles sobre esta familia

"La familia Redern la integraban excelentes comerciantes y guerreros, que tenían una fuerte inclinación por la arquitectura y el arte. Su afición la demuestran en Liberec varios monumentos, entre otros, el castillo renacentista y por supuesto el escudo de la ciudad - una rueda de plata sobre unl campo azul - que es el escudo familiar de los Redern."

El castillo fue uno de los primeros edificios de piedra de la ciudad. En sus interiores se encuentra la mayor exposición de cristalería del mundo, por lo que al castillo se le conoce como el "castillo de cristal".

Después de la Guerra de los Treinta Años, la familia Redern abandonó la ciudad y vendió sus propiedades al guerrero Alberto de Walenstein que transformó Liberec en una gran fábrica de textiles que suministraba uniformes al ejército.

La época de Walenstein nos la recuerdan las "casitas de Walenstein" en el centro de la ciudad.

"Las casitas de Walenstein fueron las tres últimas casas construidas en Liberec con barro y paja; después de la Segunda Guerra Mundial se había decidido la demolición de las mismas, pero gracias al esfuerzo de los profesores y estudiantes de la escuela vecina se conservaron hasta hoy."

Los siglos XVIII y XIX están marcados por el rápido desarrollo de la industria de Liberec. Gracias a la industria textil, la ciudad se convirtió en la segunda más grande de Bohemia.

La importancia de Liberec quedó demostrada ya en el año 1893 cuando por una de las carreteras locales circuló por primera vez, en Bohemia, un automóvil.

El gran florecimiento de la ciudad se vió bruscamente interrumpido con el estallido de la Primera Guerra Mundial que provocó enfrentamientos entre las comunidades checa y alemana que habitaban la ciudad, y que desembocaron en la proclamación de un estado alemán independiente.

El nuevo estado no tuvo gran duración, sin embargo, los conflictos nacionalistas perduraron durante la primera mitad del siglo XX.

"La Segunda Guerra Mundial influyó enormenente en la vida de la ciudad. Entre los años 1945 y 1946 fueron expulsados los alemanes de Liberec, que representaban más del noventa por ciento de los habitantes de la ciudad." Después de la expulsión, la ciudad fue repoblada por checos del interior del país.

Durante el recorrido por la ciudad atrae a los visitantes la espléndida fachada del Ayuntamiento, situado en la plaza central, se trata de un edificio pseudoromántico del siglo XIX.

"El Ayuntamiento fue construido a finales del siglo XIX en la época de mayor auge de la ciudad. El autor del proyecto fue el arquitecto austríaco Neumann quien construyó varias obras en el norte de Bohemia."

La construcción fue concebida de manera monumental, ya que debía reflejar el esfuerzo de los ciudadanos adinerados que querían llamar la atención de los demás sobre la ciudad y sus atractivos. Quizá es por ello que el Ayuntamiento de Liberec se parezca al de Viena.

La torre central mide 65 metros y la fachada principal tiene ricos ornamentos. El Ayuntamiento está abierto al público, y en los interiores se pueden admirar frescos, pinturas y muebles históricos.

Especial interés merecen asimismo el parque zoológico y el jardín botánico de la ciudad.

En los nueve invernaderos del jardín botánico podemos observar una gran colección de plantas carnívoras, la mayor ninfea del mundo y un excepcional ejemplar de bonsai de casi tres siglos de edad.

En el parque zoológico de Liberec, el más antiguo del país, atrae la atención la cría de tigres blancos y el mayor grupo de chimpancés en la República Checa.

Jested, foto: Štěpánka BudkováJested, foto: Štěpánka Budková A Liberec se le conoce como la "ciudad al pie de Jestšed", montaña emblemática que tiene en su cúspide un hotel con una arquitectura muy moderna, rematado por una torre de televisión.

"La montaña Jesšed es el emblema natural de la ciudad. Se aprecia desde cualquier punto de la ciudad y su silueta acompaña a los visitantes durante toda su estancia en Liberec. Jested figura en el escudo y la bandera de la región de Liberec y sus ciudadanos se sienten muy orgullosos de éstre símbolo."

La construcción del hote en forma de cono giratorio es obra del arquitecto checo Karel Hubácek. La obra fue galardonada, entre otros, en 1969 con el prestigioso Premio Perret de la Unión Internacional de los Arquitectos y en la República Checa fue elegido como la "Construcción del siglo XX".

Inmediatamente después de terminada, la monumental obra vivió momentos dramáticos ya que fuertes vientos por poco la derriban. Los constructores checos colocaron nuevos contrapesos y se suele decir que el edificio es tan firme como una roca.

En la actualidad Liberec sigue siendo una ciudad bella e importante que desde el fin de la Segunda Guerra Mundial continúa creciendo, este hecho fue confirmaod en el año 1974 cuando en la ciudad de Liberec nacieron 1661 bebés, récord que hasta la fecha no ha sido superado por ninguna otra ciudad checa.

03-04-2004