La ciudad de los fósforos

28-06-2003

Esta vez visitaremos la ciudad de Susice, ciudad conocida, sobre todo, por la fabricación de fósforos y que está situada al suroeste de la República Checa, cerca de la frontera con Alemania.

Si se dice Susice, todos los checos piensan automáticamente en cerillas. Si compran fósforos en la RCh, es muy probable que en la cajetilla puedan leer el nombre de la fábrica Solo Susice, la primera compañía del país que empezó a fabricar cerillas, iniciando en 1839. La tradición se sigue manteniendo en esa localidad hasta hoy día, indicó Zdena Reznícková, directora del museo local.

"En su tiempo, había incluso dos fábricas de fósforos en Susice. Las dos fueron fundadas por el creador de la industria fosforera en la RCh, Vojtech Scheinost, uno de los más destacados personajes de nuestra ciudad".

El comerciante austríaco, Bernard Furth, compró una de las plantas y prosperó con el enorme desarrollo de la industria fosforera y de la fábrica, que en la actualidad exporta sus productos a varios continentes del mundo.

"En cuanto a los fósforos, yo digo una cosa: Las mujeres fueron las verdaderas fundadoras de la industria fosforera en esta ciudad y no los hombres, porque la esposa de Scheinost, Marie Urbancová, aprendió a fabricar cerillas en Viena. Así que, en un principio, se trató de un pequeño espionaje industrial", sostuvo la directora del museo local, donde los visitantes pueden seguir tanto el procedimiento de la fabricación de fósforos, como apreciar numerosos tipos de cajetillas y etiquetas.

En el museo de Susice está expuesto, también, el 'Tesoro de Susice', es decir, una colección de cubiertos de estaño. Otra parte de la exposición está dedicada a la industria vidriera.

En el pasado decenas de fábricas de vidrio existían en la región de Sumava, en la que se encuentra la ciudad de Susice. El vidrio de esa zona fue de tan alta calidad que en su tiempo sacó del mercado europeo incluso al renombrado vidrio de Venecia.

Pero con el tiempo, la industria vidriera se trasladó al norte del país, ya que las fábricas empezaron a utilizar carbón, que era mucho más barato que la leña. La tradición de la vidriería desapareció de la región de Sumava, ya que ahí no habían minas de carbón.

La ciudad de Susice celebra este año el 730 aniversario de su fundación. Susice fue originalmente un pueblo donde se hallaba un lavadero de oro, situado en una importante ruta comercial hacia Baviera, llamada la 'Senda de oro', según dijo la directora del museo Zdena Reznícková.

"El primer documento sobre la existencia de la ciudad data de 1273, cuando la ciudad fue incorporada al Reinado de Bohemia. En 1322, el rey Juan de Luxemburgo ordenó construir murallas alrededor de Susice y la ciudad obtuvo varios privilegios reales".

El nombre de Susice significa: 'lugar seco situado entre dos ríos', que son el Otava y el Rousarka. 'Susice' proviene del verbo 'secar', porque los que buscaban oro en esa localidad secaban arena en las orillas de los ríos. En el siglo V antes del Cristo los celtas poblaron dicha zona. En la actualidad, hay dos fortalezas celtas cerca de la ciudad. Una de ellas se llama 'Castillo Gigante'.

"El Castillo Gigante es un lugar bastante misterioso. Los hallazgos arqueológicos en ese recinto son casi nulos, pero indican que los celtas no residieron en aquella fortaleza, sino que al parecer ese lugar sirvió como refugio en los tiempos de peligro o para ceremonias religiosas".

En el siglo XIV, el rey Venceslao IV tuvo que hacer frente al creciente poderío de la aristocracia checa, encabezada por Enrique de Rozmberk, que en 1395 sitió la ciudad real de Susice con su Ejército.

En un documento que data de 1405, los ciudadanos de Susice se declararon leales al soberano, alegando que estaban dispuestos a defender la ciudad hasta con el último hombre. La crisis social fue complicada por las discordias en la Iglesia, iniciadas por el movimiento reformador de los husitas y que desembocaron en la guerra después de que muriera el rey Venceslao IV.

La ciudad de Susice pasó a ser un decidido bastión de los husitas. Los ciudadanos de esa urbe fueron los primeros en ofrecer ayuda al movimiento reformador en la lucha por Praga, cuando se produjeron los primeros enfrentamientos entre los husitas y los soldados de la Iglesia.

Los ciudadanos de Susice participaron seguidamente en todas las batallas importantes de aquella época, como la conquista de la ciudad de Svihov en 1425 o el sitio de Pilsen un año más tarde, entre otros. Los reformadores de Susice se sometieron a las autoridades provinciales tan sólo después de que los husitas fueran derrotados en la batalla de Lipany en 1434.

En las postrimerías del siglo 15, la importancia de la ciudad de Susice iba descendiendo. Debido a las desfavorables condiciones climáticas, la localidad se volvió inadecuada desde el punto de vista de las actividades empresariales que se empezaron a realizar en el país. La explotación de madera fue cada vez más difícil y los yacimientos de piedras preciosas casi se agotaron.

El decaimiento de la región de Susice pasó por una larga época que duró hasta el siglo XIX. Hasta aquél entonces, la ciudad prácticamente no se desarrolló: en Susice, por ejemplo, no hay casi ningún edificio de estilo barroco. Susice se convirtió en uno de los lugares más pobres y más descuidados de todo el país y siguió teniendo un aspecto de ciudad medieval hasta las postrimerías del siglo XVIII.

A principios del siglo XIX, la ciudad empezó a recuperarse. La plaza mayor fue adoquinada, se instaló iluminación pública y se prohibió dejar libres a los cerdos en las calles.

La ciudad de Susice suele llamarse también 'Puerta de Sumava'. El Parque Nacional de Sumava queda a 12 kilómetros de la urbe. ¿Qué es lo que destaca en la ciudad?, preguntamos a la alcalde, Jirina Rippelová.

"En la ciudad hay un mirador del que se puede ver, si hace buen tiempo, hasta Alemania y Austria. Recomiendo que los turistas visiten el lugar de peregrinación con la capilla llamada 'Angelito'. Pueden dar un paseo por el parque a la orilla del río Otava o visitar dos castillos celtas que se encuentran cerca de la ciudad".

En la plaza mayor de Su"ice destaca el ayuntamiento. Y, aproximadamente en el centro de la plaza, cerca de la fuente, pueden ver, además, una piedra especial...

...Según dice una leyenda, un caballero quiso casarse con una doncella de Susice. No obstante, antes de ir a pedirle la mano, el caballero bebió vino en casa para cobrar coraje, pero fue demasiado, por lo que se emborrachó y disparó varias veces contra el cuadro de la Virgen María, por motivos desconocidos. En todo caso, cuando fue a pedir la mano de su novia su caballo se espantó al pasar por la plaza mayor y tiró al caballero al suelo. El hombre cayó encima de una piedra, se hirió la cabeza y murió en el acto. La piedra permanece hasta hoy día en la plaza y recuerda como la Virgen María castigó al caballero por ser un atrevido...

28-06-2003