La ciudad balneario Lázne Bohdanec

23-08-2003

Esta vez partiremos de Praga rumbo a Bohemia Oriental. A unos setenta kilómetros de la capital checa se encuentra una preciosa ciudad balneario llamada Lázne Bohdanec. Antes del año 1989 residía en la ciudad una numerosa guarnición de los soldados soviéticos que invadieron Checoslovaquia en 1968. Hoy en día, Lázne Bohdanec, y sus pintorescos alrededores, son una meta predilecta de quienes se recuperan de enfermedades del aparato motor.

Kvetoslava JeníckováKvetoslava Jenícková La ciudad Lázne Bohdanec fue originalmente una población agrícola, soñolienta y poco importante, situada en la encrucijada de caminos comerciales, explica su alcaldesa, Kvetoslava Jenícková.

"La primera mención escrita de Lázne Bohdanec data del año 1343. La mención describe un altercado entre un vecino y el párroco. Debió haber sido un altercado bastante fuerte porque, enfurecido, el vecino rompió la tabla del altar".

La ciudad vivió su primer gran auge en las postrimerías del siglo quince.

Lázne Bohdanec, foto: Wikipedista Zp, CC BY 3.0 UnportedLázne Bohdanec, foto: Wikipedista Zp, CC BY 3.0 Unported "El propietario de la cercana ciudad de Pardubice fue por aquél entonces Vilém de Pernstejn y Lázne Bohdanec pertenecía a sus feudos. Fue un feudal ilustre que construyó en sus dominios una sofisticada red de estanques. La red contenía más de 300 estanques y como Lázne Bohdanec fue el centro de la piscicultura, significó ello un gran florecimiento para la ciudad. La red de estanques fue alimentada desde 1514 por un canal artificial, de 35 kilómetros de longitud, que salía del río Elba adonde regresaba. Funciona hasta el presente".

Kvetoslava Jenícková señala que por otra parte, los tiempos difíciles acosaron a Lázne Bohdanec en los siglos XVII y XVIII.

Lázne BohdanecLázne Bohdanec "En estos dos siglos pasaron por Lázne Bohdanec repetidamente las tropas tanto prusianas como austríacas que saqueaban la ciudad y propagaban un gran número de enfermedades. También varios incendios devastadores dejaron una huella nefasta. El peor, del año 1772, casi destruyó la ciudad".

Una de las leyendas que se heredan de generación en generación en Lázne Bohdanec, es la vinculada al escudo municipal.

"En el escudo hay un tablero de ajedrez y una escalera. Se dice que los hombres de la ciudad participaron en la campaña militar a Italia organizada en 1158 por el rey bohemio Vladislav II. Fueron primeros en subir las murallas de Milán. De allí la escalera en el escudo. Pero les aseguro que es solamente una mera leyenda porque tanto el tablero como la escalera fueron insignias de uno de los propietarios de Lázne Bohdanec. Además, en nuestro escudo tenemos también un ángel, una corona y un águila que simbolizan el amor, el poder y la fuerza".

 

Katerina MachacováKaterina Machacová Otro gran auge para Lázne Bohdanec empezó a finales del siglo XIX cuando el oriundo, Jan Veselý, se dio cuenta de los efectos curativos de la turba y en 1897 fundó los baños, explica Katerina Machacová, de la dirección de los baños.

"Jan Veselý procedía de una familia rica que poseía aquí decenas de hectáreas de tierra. Un día descubrió, en una localidad de 42 hectáreas donde su padre recogía el heno, vastos yacimientos de la turba y empezó a pensar en cómo aprovecharla. Mandó muestras al laboratorio a Viena y allí le dijeron que la turba es de alta calidad, limpia, sin aditamento de la arcilla, tiene una excelente capacidad termoreguladora y, después de ser secada, es muy ligera e ideal para los fines curativos".

Veselý se puso a extraer la turba y adaptó el edificio de la destilería en la plaza céntrica de la ciudad como baños.

Lázne Bohdanec, foto: palickap, CC BY 3.0 UnportedLázne Bohdanec, foto: palickap, CC BY 3.0 Unported "Durante la primera temporada en 1897, los 37 clientes que visitaron los baños, disponían de quince cabinas. El año siguiente ya fueron setenta pacientes. El interés iba creciendo y Jan Veselý ampliaba paulatinamente sus recintos balnearios. En 1906 los baños fueron adquiridos por la ciudad que mandó construir otros pabellones. Uno de ellos fue diseñado por el célebre arquitecto cubista checo, Josef Gocár, que pasó en Lázne Bohdanec su niñez. Desde 1922 los baños fueron poseídos por el Estado y, tras el fin del comunismo, se convirtieron en una sociedad anónima".

¿Qué se cura en Lázne Bohdanec?

"Se curan las enfermedades del aparato motor. Se trata de enfermedades reumatológicas inflamatorias, artrosis, pero también las consecuencias de accidentes y tratamos asimismo a las personas a las que les fue implantada una endoprotesis. Vienen aquí tanto los pacientes a los que su médico les prescribió la estadía curativa en nuestros baños como la gente que quiere aliviarse de los dolores que trae la civilización, o sea a quienes les duele la espalda o la nuca".

Lázne Bohdanec - Pabellón de Gocár en año 1926Lázne Bohdanec - Pabellón de Gocár en año 1926 El interés por la estadía curativa en Lázne Bohdanec es enorme. Los baños atienden a ocho mil clientes al año, pero cada mes deben rechazar casi dos mil pedidos, porque no tienen capacidad para tanta gente. Entre la clientela prevalecen los checos pero desde hace tres años están llegando también los clientes del extranjero, sobre todo de los vecinos Alemania y Austria.

"Nos esforzamos por crear una atmósfera familiar en nuestros baños y tratamos de ofrecer un trato individual al cliente, lo que aprecian tanto los checos como los extranjeros. Además del programa curativo, preparamos para ellos un amplio abanico de actividades culturales y deportivas. Nos especializamos sobre todo en conciertos de música clásica y organizamos para los clientes excursiones a las cercanías de la ciudad. En destino preferido es el cercano estanque de Bohdanec, con una superficie de 170 hectáreas, declarado Región natural protegida por el Estado".

 

La ciudad Lázne Bohdanec tiene 3 200 habitantes, señala la alcaldesa, Kvetoslava Jenícková.

Ciudad de Lázne Bohdanec, foto: Petr1888, CC BY 3.0 UnportedCiudad de Lázne Bohdanec, foto: Petr1888, CC BY 3.0 Unported "El número de habitantes creció enormemente en los últimos diez años, antes vivieron aquí unos dos mil. La gente empezó a venir a la ciudad después de que las tropas soviéticas la abandonaran en 1991, dejando aquí un gran número de apartamentos y casas. Estas se han reparado y se asentaron en ellas sobre todo familias jóvenes con niños".

La guarnición soviética dejó en la ciudad un legado nefasto. Fue una guarnición muy fuerte, los soldados del Pacto de Varsovia superaban varias veces el número de habitantes de Lázne Bohdanec. Ocupó una gran parte de la ciudad, así como las tierras adyacentes que devastó y costaba mucho dinero reparar todos los daños causados.

Hoy en día lo único que conmemora la estadía de las tropas soviéticas es un torso de un tanque pintado de color rosa e instalado en la plaza céntrica. "Lo que servía en el pasado a la guerra, se ha convertido hoy en un rincón en el que juegan los niños de la vecina escuela", concluye la alcaldesa de Lázne Bohdanec, Kvetoslava Jenícková.

23-08-2003