Jardines de la ciudad de Kroměříž

31-08-2002

Esta vez visitaremos el palacio y los jardines de la ciudad de Kroměříž, en Moravia del Sur, que fueron incluidas en el año 1998 en el Patrimonio Cultural de la Humanidad de la UNESCO.

Los primeros testimonios sobre la ciudad de Kroměříž son del siglo XII. El príncipe Ota II vendió la ciudad al obispo Juan II, llamado Panzudo. Desde aquel entonces la ciudad pasó a ser sede de los obispos de Bohemia.

Jardines de la ciudad de Kroměříž, foto: CzechTourismJardines de la ciudad de Kroměříž, foto: CzechTourism Durante la Guerra de los Treinta Años, en el año 1643 Kroměříž fue conquistada por el general sueco, Torstenson, que destruyó toda la cuidad incluyendo el castillo.

Según dice la tradición, el obispo Carlos II de Liechtenstein-Castelcorn cuando llegó a la ciudad, subió a la torre y al ver las ruinas de Kromriz, se puso a llorar.

El mencionado obispo hizo reconstruir las murallas, las fuentes, el acueducto y fundó la Casa de la Moneda. Esta renovación de la ciudad costó una suma fantástica en este tiempo: 75 mil monedas de oro.

El obispo ordenó reconstruir también el palacio y fundó en sus alrededores El jardín "Libosad", hoy llamado El Jardín de las Flores, que sirvió de base para la posterior construcción de todo el conjunto de los jardines.

Carlos de Liechtenstein hizo de la ciudad de Kroměříž un centro cultural, que fue conocido bajo el nombre de "La Atenas de Moravia"...

Kroměříž, foto: Archivo de Radio PragaKroměříž, foto: Archivo de Radio Praga Fundó la pinacoteca del palacio, que tiene gran fama mundial. El cuadro más apreciado de la misma es el Apollo y Marsyas de Tiziano que es considerado como una de sus obras más importantes. El óleo en lienzo, del año 1571, representa un mito antiguo sobre una competición musical y contiene un legado humanista presentado por el rey Midas, que tiene los rasgos del mismo Tiziano.

En la biblioteca del palacio se encuentra una de las más apreciadas colecciones de libros de toda la República Checa. Contiene casi 40.000 tomos, incluyendo manuscritos filosóficos y teológicos de la edad romana, gótica y renacentista.

El jardín de "Libosad", que queda a un kilómetro de distancia del palacio, fue construido según el modelo renacentista italiano y es a la vez la única muestra de un jardín en estilo de manierismo en Europa.

En un espacio de 10 hectáreas podemos encontrar invernaderos, casas de vivienda, edificios administrativos y lomas artificiales. Los jarrones y los bancos situados en este jardín llevan un escudo arzobispal y son de estilo rococó. Un sistema hidráulico alimenta muchas fuentes, lagos y estanques con crías de carpas y truchas.

El jardín "Libosad" está lleno de árboles, arbustos y varias superficies de agua, algunas quietas y otras dinámicas.

Jardines de la ciudad de Kroměříž, foto: Archivo de Radio PragaJardines de la ciudad de Kroměříž, foto: Archivo de Radio Praga En la rotonda de "Libosad" se pueden ver estatuas de sátiros, las pinturas alegóricas de las cuatro estaciones del año y muchas escenas mitológicas, como por ejemplo El Secuestro de Europa, Perseo y Andrómeda. Originalmente las entradas de la rotonda estaban permanentemente abiertas, para que las personas cansadas pudieran entrar y reposar en unas habitaciones pequeñas. Esta retirada imitaba a algunos jardines españoles.

Sin embargo, muchos visitantes vienen en búsqueda de otra de las atracciones del jardín, y que se encuentra en una columnata de aproximadamente 250 metros. Ésta se hizo famosa por el efecto llamado "el teléfono". Si alguien susurra a un lado, otra persona lo puede oír claramente en el otro extremo de la columnata. Este fenómeno se debe a las ápsidas adornadas con fuentes y estatuas.

El "teléfono" es una conmemoración de los tiempos pasados. Según dice una leyenda de la edad antigua, la ninfa Eco iba adelgazando de a poco por un amor no correspondido. Cada vez se hacía más transparente, hasta que desapareció y quedó de ella sólo su voz. A partir de esos días se llama Eco a la resonancia...

... Y no es la única leyenda con la que se puede encontrar el visitante en los jardines de Kroměříž. Un laberinto formado por arbustos hace recordar la hermosa Ariana que ayudó a Theseus a salir con un ovillo de hilo rojo del laberinto de Minotaurus.

Kroměříž, foto Andrea FajkusováKroměříž, foto Andrea Fajkusová No obstante, el obispo Carlos no quería salir del laberinto, sino trataba de encontrar en su centro a sí mismo. Por eso está instalado ahí un banco para que la persona que llegue pueda descansar y meditar sobre el sentido de la vida y su propio ser.

Con el tiempo, los dueños del palacio empezaron a construir más jardines a sus alrededores. Cerca de la prodigiosa Columnata hay otro jardín llamado Giardinetto. Aquí habían sido instaladas estatuas de atletas y una escultura de Neptuno, de cuya ánfora brota la fuente del río Morava. Por ello a ese Neptuno hoy se le llama Moravus.

En el año 1848 fue construida otra columnata llamada "Pompeyana", que es de forma semicircular. Especialmente para esta localidad se habían traído bustos de la ciudad de Pompeya que se instalaron en este lugar.

El Jardín Podzámecká, que está junto al palacio, fue originalmente construido en estilo renacentista y servía como un balcón extenso para las habitaciones de la primera planta. En el siglo XVIII perdió su forma rigurosamente geométrica.

Primero se convirtió en un parque inglés que posteriormente pasó a ser un jardín boscoso con muchas especies de árboles de hoja caduca y de coníferas procedentes de América del Norte o de Asia del Oeste, entre otros. También en este parque uno puede disfrutar de muchas fuentes, estatuas, estanques y lagos artificiales.

La estética romanticista le dio a los parques de Kroměříž un toque oriental influido por el arte chino. Cerca del estanque llamado "Salvaje" fue construido un pabellón chino, donde al pisar una determinada pieza de madera, figuras de chinos saludaban a los visitantes.

31-08-2002