Enigmático y peligroso laberinto subterráneo bajo la metrópoli de Brno

15-02-2003

La metrópoli de Brno, Moravia del Sur, es la segunda ciudad más grande de la República Checa. Debajo de la misma se encuentra, no obstante, otra urbe, un laberinto de sótanos, alcantarillados, galerías de fondo, etc. La Alcaldía Mayor de la ciudad decidió explorar debidamente esos lugares en los años 70 cuando desapareciera en el subterráneo una mujer.

La metrópoli de Brno de hoyLa metrópoli de Brno de hoy Los visitantes de la ciudad de Brno, muchas veces ni se dan cuenta que debajo de sus pies el suelo no es tan firme como parece. ¿Qué es lo que oculta el subterráneo debajo del pavimento? Nadie lo sabe exactamente. El subterráneo de Brno estuvo siempre rodeado de secretos y leyendas.

En el siglo 13 la metrópoli pasó a ser un centro mercantil importante. Por ello los ciudadanos empezaron a construir sótanos debajo de sus casas para conservar productos alimenticios y otra mercancía.

En aquél entonces cada uno podía construir en su terreno lo que quería si respetaba las reglas. Por desgracia, mucha gente sabía como evadirlas, y de esa forma surgían sótanos, galerías, etc., de una manera caótica y, además, muchas de estas construcciones no fueron documentadas en ninguna parte. Recientemente el subterráneo se está abriendo poco a poco para dar sus testimonios y revelar los secretos que lleva adentro.

El subterráneo de Brno existe ya desde hace varios siglos, pero se está estudiando sólo desde aproximadamente 20 años. ¿Y cuál fue el primer impulso para empezar a explorarlo? Una tragedia.

En 1976 se hundió parte de una acera y la tierra tragó a una mujer que esperaba en una parada de tranvía. El jefe de las redes técnicas de la ciudad de Brno, Ivo Mrázek, señaló que por ese motivo la Alcaldía Mayor decidió explorar y reconstruir debidamente todos los lugares subterráneos.

"Se hundió la bóveda de un sumidero olvidado, es posible que ese sistema haya estado conectado con otro sistema de alcantarillados que fue estropeado en aquél entonces. O sea que es difícil decir dónde terminó la mujer, creo que no la han encontrado nunca. Hasta el presente ha desaparecido sólo una persona y nosotros hacemos todo lo posible para evitar que vuelva a pasar".

Bajo el régimen comunista no se podía hablar mucho sobre la desaparición de la ciudadana, a pesar de ello, el asunto emocionó a toda la Checoslovaquia de aquél entonces.

Sin embargo, existen más casos, que, por suerte, no se cobraron víctimas humanas. A veces se derrumbaban partes de la carretera o la acera dejando en el lugar un foso negro. En 1982 se hundió incluso un camión de basureros.

¿Cómo es la situación hoy día? ¿Son seguras las calles en la ciudad de Brno?

"A decir verdad, no quiero asustar a nadie, pero no puedo poner la mano en el fuego y decir que no va a volver a suceder, ya que nadie sabe exactamente qué se oculta debajo de las carreteras, pero nos esforzamos mucho para que no pase otra tragedia".

En la ciudad de Brno hubo siempre disposiciones muy buenas para llevar a cabo construcciones subterráneas. Con el frío de la era cuaternaria se acumularon en esa localidad capas y sedimentos de tierra suelta, loes y arcilla, y los ciudadanos lo aprovecharon. Casi toda la localidad está hoy día sobre sótanos.

Ivo Mrázek de la Aclcaldía Mayor de la ciudad de Brno explicó que las construcciones son de varios tipos.

"Tenemos que hacer diferencias entre construcciones históricas del siglo 12 ó 13, y aquellas edificaciones más nuevas. En el pasado los ciudadanos construían, sobre todo, almacenes comerciales que antes desempeñaban el papel de enormes neveras. Después se construyeron espacios con finalidades militares que servían de almacenes o galerías de fondo, para huir o para fines de abastecimiento. Y finalmente se construyeron pozos, redes de colectores, desagües y alcantarillados, todos construidos entre el siglo 15 y el 19. Hasta el presente hemos explorado cerca de dos tercios de la ciudad".

Durante más de 20 años se encontraron debajo de la ciudad de Brno desde fragmentos cerámicos, herramienta, vestidos, anillos, hasta balas de cañón de los suecos que sitiaron la ciudad durante la Guerra de los Treinta Años en el siglo 17.

Durante las exploraciones fueron descubiertos, entre otros, la antigua capilla de San Mauricio, y un osario con esqueletos y cráneos humanos, así como tumbas del siglo 13.

A diferencia de otras localidades parecidas en la RCh, debajo de la ciudad de Brno no existe un laberinto de pasillos unidos entre sí. La mayoría de los sótanos son locales y tienen sólo una entrada. Según señaló el ingeniero Mrázek, los sótanos a menudo tienen a su dueño y los visitantes pueden entrar sólo en una pequeña parte de todo el complejo.

"Existen entradas que están identificadas, pero el público puede pasar por ellas sólo excepcionalmente. El año pasado renovamos, por ejemplo, un sótano de gran valor histórico debajo de la casa de unos capataces. Los unimos con el nuevo ayuntamiento, y suponemos abrirla para el público y crearemos un museo ahí".

Sobre el subterráneo de Brno se cuentan varias leyendas. Una de ellas dice que la ciudad fue salvada durante la Guerra de los Treinta Años, en 1645, varias veces gracias a las catacumbas. Los suecos que sitiaron la ciudad no eran capaces de conquistarla por mucho tiempo, hasta que un día decidieron atacarla por última vez. En las vísperas de la batalla el general sueco dijo en la taberna en una aldea cercana: "Si no logramos entrar en la ciudad antes de que el campanario de Petrov de las doce, nos retiraremos". Lo escuchó el mesonero, y corrió por las catacumbas a decírselo al comandante de la ciudad de Brno.

Al día siguiente de madrugada empezó la batalla y a las once horas los suecos estaban a punto de derrotar a los defensores. En ese momento el comandante de los soldados de Brno mandó que dieran las doce en el reloj de la iglesia. Los suecos se retiraron al oírlo, y desde aquél entonces hasta el presente repican las campanas de la iglesia de Petrov siempre una hora antes.

También hay otra historia más reciente. En la segunda mitad del siglo 20, unos obreros que excavaban fosos para colocar tuberías toparon debajo de la tierra con un sótano donde encontraron una olla llena de monedas de plata y enseguida fueron a celebrar el hallazgo a una taberna...

...y brindaron debidamente por la suerte que habían tenido hasta que con el tiempo se les acabó el dinero. Intentaron, pues, pagar con la moneda de plata encontrada, pero el mesonero pensando que saquearon un museo que se encontraba cerca de ahí, llamó a la policía que les incautó el tesoro.

Los especialistas dicen que sería una gran casualidad si al recorrer la ciudad de Brno uno se hunde en el subterráneo, no obstante, no pueden descartar esa posibilidad, y aconsejan que en tal situación es necesario no sembrar el pánico.

Según recomiendan, en caso de sentir que se desplaza la tierra bajo los pies, deberían extender enseguida los brazos, y agarrarse fuertemente del borde del foso o de cualquier otra cosa sólida...

15-02-2003