En Praga también se puede esquiar

Practicar el esquí de fondo es posible en las montañas y zonas rurales. Sin embargo en Praga existe una pista ovalada que permite dedicarse también en la capital a esta forma del esquí. De ello hablaremos en este último capítulo de la serie de Radio Praga dedicada a las estaciones más concurridas de deportes invernales en Chequia.

Foto: Ondřej TomšůFoto: Ondřej Tomšů

A alguien podría parecerle que el tráfico callejero típico de una gran ciudad y el sonido que emiten los tranvías cuando avanzan por los rieles, nada tienen que ver con el esquí. Sin embargo, en Praga ocurre lo contrario. A pocas decenas de metros de la estación de tranvías en Praga-Vypich, cerca de la zona histórica de la Montaña Blanca (Bílá hora), se encuentra situado el SkiPark Praha, un parque de esquí en forma de pista ovalada.

 Libor Bezděk, foto: Ondřej Tomšů Libor Bezděk, foto: Ondřej Tomšů Aunque este año la primavera al parecer llegó prematuramente a estos territorios y en los últimos días los termómetros marcan durante el día entre 10°C y hasta 18°C, el parque de esquí en Praga sigue abierto, porque utiliza nieve artificial en la cancha. Y sus visitantes están contentos de poder andar en esquí vistiendo una camiseta de manga corta y, además, hacer algo más por vivir de forma sana.

Más pormenores sobre el SkiPark Praha compartió con Radio Praga Libor Bezděk, director del Centro para la Infancia y los Adolescentes de Praga.

”La cancha tiene unos 350 metros. Sólo una semana, cuando hubo fuertes nevadas también en Praga, pudimos prolongarla a dos kilómetros gracias a la nieve natural. No obstante, pasada una semana la nieve natural se derritió y nuevamente tuvimos que regresar a, digámoslo así, nuestro estadio o cancha con sus 350 metros. Igual así, de la nieve pueden disfrutar aquí muchas personas”.

Foto: Ondřej TomšůFoto: Ondřej Tomšů La pista está abierta todos los días tanto para cualquier ciudadano como para grupos de escolares. El área está iluminada, por lo que el esquí de fondo se puede practicar allí también en horas de la noche. La luz se hace indispensable igualmente por la tarde en la época invernal, cuando oscurece a eso de las cuatro de la tarde, en febrero ya entre las cinco y las seis de la tarde.

Para mantener la pista de esquí en buen estado, lo fundamental es cuidar que conserve una capa de nieve artificial suficiente, sostuvo Libor Bezděk.

“Añadir más nieve artificial a la cancha se nos hizo posible sobre todo a finales de enero. En febrero ya no fue tan fácil, por la brusca subida de temperaturas. No obstante, hace poco hubo dos noches cuando las temperaturas volvieron a bajar bastante y entonces procedimos al abastecimiento de nuestra cancha con una nueva capa de nieve artificial. Estos cambios suelen ser normales. Y tenemos aquí todavía un gran montón de nieve que iremos trasladando a la pista ovalada de esquí, para que pueda estar abierta el mayor tiempo posible”.

Foto: Ondřej TomšůFoto: Ondřej Tomšů De acuerdo con Libor Bezděk del Centro para la Infancia que administra la cancha para el esquí de fondo en Praga, la nieve en el SkiPark Praha podría aguantar todavía unas tres semanas y hasta un mes. Más seguramente no porque, en vista de la esperada subida paulatina de temperaturas, ya no habrá muchas noches frías para poder cubrir la cancha de nuevas capas de nieve, aunque sea artificial.

No obstante, Libor Bezděk apunta que esta pista de esquí representa otra posibilidad de enriquecimiento del tiempo libre de los habitantes y visitantes de Praga durante la temporada invernal. Más cuando se encuentra relativamente cerca del centro de la capital checa.

”La cancha de esquí se encuentra prácticamente en el punto más alto de Praga, en Vypich, que es un lugar muy próximo a la zona de la Montaña Blanca con su convento. Este lugar lo hemos escogido porque para poder cubrir la pista de nieve artificial se requieren temperaturas de al menos -4°C. Antes había una cancha ovalada de esquí en la zona de Velká Chuchle, en las afueras de Praga, que fue un proyecto programado para cinco años. Pero ese lugar se encuentra a unos 190 metros sobre el nivel del mar y muy pocas noches la temperatura baja allí hasta los grados necesarios para poder cubrir la pista con la nieve artificial. Por ello la temporada de esquí de fondo allí era muy corta. Estuvimos en Chuchle desde 2011 hasta 2017 y luego nos trasladamos acá, donde hay siempre unos 2°C menos que en Chuchle, lo que es decisivo para poder cubrir el área de nieve”.

En el SkiPark Praha en Vypich se ofrece la posibilidad además de pedir prestado el equipamiento para practicar el esquí de fondo y hay allí también una escuela de esquiar, donde instructores especializados enseñan a esquiar tanto a niños como a adultos principiantes en el esquí.

Sin embargo, este centro de esquí en Praga ofrece asimismo otros programas, según contó a Radio Praga Libor Bezděk.

”Tenemos programado un evento todavía para el 6 de marzo, un carnaval con máscaras y muchas otras actividades. Hace poco se celebró aquí una carrera de esquí, la Copa de Praga de Esquí de Fondo. Eso fue justamente la semana en que pudimos extender la pista a dos kilómetros, por lo que los competidores pudieron dar una vuelta a todo el área del palacete Hvězda, en cuyas proximidades nos encontramos”.

El interés de las personas por practicar el esquí de fondo en el SkiPark Praha, en Vypich, es relativamente grande. De acuerdo con Libor Bezděk, durante la temporada invernal anterior aprovecharon esa posibilidad unas 30 000 personas. Este año se prevé que el número de visitantes será semejante o superior, porque durante el periodo en que la longitud de la cancha fue extendida a dos kilómetros, vinieron al lugar miles de personas deseosas de esquiar.