En Dvur Králové se encuentra uno de los mejores zoológicos del mundo

31-01-2004

En esta edición nos desplazaremos a Bohemia Oriental y visitaremos Dvur Králové, ciudad- dote de las reinas checas, cuna del extraordinario músico R.A.Dvorský y sede de uno de los mejores parques zoológicos del mundo.

Cuando nació en 1899 en Dvur Králové el famoso compositor, director de orquesta y cantante de los años 30 y 40, R.A.Dvorský, en su partida de nacimiento se leía el nombre de Rudolf Antonín. Como homenaje a la ciudad que fue su cuna, adoptó el seudónimo Dvorský.

Dvorský es entonces una palabra derivada de Dvur. En el pasado el asentamiento primitivo se había denominado Dvur- cortijo en español, pero al convertirse en una ciudad- dote de las reinas checas, pasó a llamarse Dvur Králové, cortijo de la reina, en español. Bueno, ya no era un cortijo sino una floreciente ciudad. En caso de que la reina checa enviudase, Dvur Králové contribuía para cubrir sus gastos.

En el siglo 19 la ciudad ganó la dudosa gloria de ser el escenario del hallazgo de los llamados Manuscritos de Dvur Králové. En la torre de la vetusta iglesia de S. Juan Bautista Václav Hanka "descubrió", entre comillas, en 1817 doce hojas y dos tiras de pergamino, supuestos restos de un voluminoso manuscrito del siglo 13.

Los pergaminos contenían ocho extensos poemas épicos y seis líricos. El hallazgo despertó un desbordante entusiasmo entre los patriotas checos. Sin embargo, cómo se comprobó más tarde, los supuestamente viejos manuscritos literarios fueron obra del hábil falsificador Václav Hanka.

Hoy en día la fama de Dvur Králové tiene fundamentos mucho más sólidos. Su orgullo es el mayor parque zoológico checo y uno de los mejores del mundo por su éxito en la cría de animales en vías de extinción.

Al entrar en el zoológico de Dvur Králové nos atrae primero la islita de los lémures, cubierta de arbustos y rodeada de un arroyito. Los zoólogos perdonarán, pero los lémures nos dan la impresión de monos con larga cola de rayas blancas y negras.


Cuando hace buen tiempo, los lémures juegan o dormitan en la islita. Si el tiempo les parece frío suben por una escalerita a un pasadizo cubierto que conduce sobre las cabezas de los visitantes y se retiran a su compartimento adyacente a un restaurante donde los podemos contemplar a través de un cristal.

Los pupilos del zoológico de Dvur Králové- son unos 2300 de 400 especies- viven en medio de la naturaleza y disponen de amplios espacios con árboles y arbustos. El parque zoológico es muy espacioso ya que se extiende sobre 64 hectáreas.

Tras visitar a los lémures siempre me dirijo al recinto de los felinos. Más que el tigre de Ussuri me atraen los guepardos. Uno de los notables logros del zoológico checo es el hecho de que consigue reproducir a los guepardos desde 1988. Últimamente nacieron dos cachorros en diciembre de 2003. En la prensa hemos podido ver al cachorrito Príncipe, en los brazos de su madrina, la cantante Eva Pilarová.

El guepardo, el corredor terrestre más rápido que es capaz de desarrollar en cortas distancias una velocidad superior a los 100 kilómetros, es una de las especies de la fauna africana en la que se especializa el zoológico de Dvur Králové.

Para el desarrollo del parque zoológico de Dvur Králové, fundado en 1946, fue decisiva la década de los setenta. El zoológico organizó ocho expediciones a diferentes países africanos trayendo a Checoslovaquia 2 mil animales.

La especialización en la fauna africana fue impulsada por el ingeniero Josef Vágner, director del zoológico de Dvur Králové hasta 1983.Los ejemplares traídos desde África dieron origen a la cría de especies que convierten al zoológico checo en un banco genético de los ungulados africanos, único de su género en el continente europeo.

En la actualidad, el parque zoológico de Dvur Králové obtiene éxitos de proyección mundial en la cría de rinocerontes, jirafas, cebras, búfalos y antílopes.Por el número de los animales es el mayor zoológico checo y el más conocido en el extranjero.

Cuando suben las temperaturas, en el zoológico de Dvur Králové empiezan los safaris africanos. Así se llaman los recorridos a bordo del llamado safaribus a través de un areal natural de 27 hectáreas donde pastan libremente manadas de herbívoros africanos.

A bordo del safaribus nos sentimos como trasladados por encanto a un parque natural en África. La cantidad de animales africanos es increíble. Parece un sueño. Un grupo de búfalos descansa en medio del camino asfaltado. Más adelante dos cebras esperan al borde del camino.Meten la cabeza en el safaribus que no tiene cristales y el conductor les ofrece mendrugos de pan seco. Para el conductor todos los animales son "animalitos"- "zvírátka" en checo.

Hay que decir que en el terreno con frecuentas bajadas y subidas el chofer conduce con una mano y con el otro brazo nos muestra las impresionantes manadas de cebras, antílopes y búfalos que forman pintorescos grupos en los pastos.

Las numerosas manadas de grandes herbívoros africanos pastan en los prados libremente hasta la primeras heladas de otoño y el invierno lo pasan en los pabellones.

Lo más valioso del zoológico de Dvur Králové es su manada de rinocerontes, una de las más numerosas del mundo. En Dvur Králové crían a ambas especies del rinoceronte africano: el negro y el blanco. Es una especie que está en África en peligro de extinción.

La subespecie rinoceronte blanco septentrional sobrevive en la naturaleza sólo en el Parque Nacional de Garamba, en la República de Congo, que cuenta con una manada de 30 ejemplares. En el cautiverio viven 10 animales y 9 de ellos en el zoológico de Dvur Králové que como el único del mundo logró reproducir cuatro veces esta rara especie.

Y otra rareza del zoológico son sus animales - artistas. En abril de 2003 fueron subastados nueve dibujos pintados por los monos allí criados:las hembras de orangután Donna de 23 años, y Zaneta de 27 años así como por el macho de gorila Tadao de 31 años, que utilizan lápices de color y colores para acuarelas al realizar sus obras.

 

31-01-2004