El monasterio de Broumov esconde una copia de la sábana santa y 34 momias

15-08-2015

El monasterio de Broumov, actualmente transformado en museo, destaca por su colección de objetos religiosos, entre ellos una copia de la sábana santa de Turín, por su enorme biblioteca y las 34 momias de la vecina localidad de Vamberk que desde hace 15 años habitan en sus sótanos.

El monasterio de Broumov, foto: Zdeňka KuchyňováEl monasterio de Broumov, foto: Zdeňka Kuchyňová El monasterio benedictino de Broumov (Náchod, Bohemia Oriental), completamente restaurado en 2012, reúne toda una serie de condiciones para convertirse en centro de peregrinaje, o al menos destino de todo turista interesado en el imaginario católico. En su iglesia, dedicada a San Adalberto, alberga reliquias de San Clemente y San Vicente, que llegaron al convento directamente desde las catacumbas de Roma en el siglo XVII. La cúpula del templo relata de hecho las vidas de estos dos santos.

A estos testimonios de la época paleocristiana se suma una escultura de la Virgen del siglo XIV de la que se creía que protegía al monasterio ante los reformistas husitas durante las guerras de religión que azotaron Bohemia en el siglo XV. Sin embargo, avanzando por la iglesia encontramos en la siguiente capilla el lugar original del tesoro más notable del monasterio, nos explica el guía Josef Kindl.

El monasterio de Broumov, foto: Zdeňka KuchyňováEl monasterio de Broumov, foto: Zdeňka Kuchyňová “En esta capilla hallaron en enero de 1999 una copia del sudario de Turín creada el año 1651. La donó al monasterio el arzobispo de Praga Matouš Ferdinand Sobek de Bílenberk”.

Actualmente la copia del santo sudario es el principal objeto expuesto en el antiguo comedor del monasterio. En el mundo existen unas 40 copias históricas parecidas de esta tela en la que supuestamente fue envuelto el cuerpo de Jesús tras su crucifixión, no obstante la de Broumov es a su modo especial, destaca Kindl.

“Hace un par de años vino aquí una señora de Suiza que participó en la restauración del original de la sábana de Turín, y dijo que esta copia es una de las mejores. Que lo único es que en el original la figura de Cristo es un poco más larga. La pieza es singular porque es la única copia histórica que se encuentra en Europa Central y Oriental, al norte de los Alpes. El resto están sobre todo en España e Italia. Una se halla en Portugal y otra en Bélgica”.

La copia del sudario de TurínLa copia del sudario de Turín Durante siglos esta copia de la sábana santa permaneció olvidada. El administrador de la iglesia intuía que la capilla albergaba alguna reliquia, pero suponía que se trataría de un hilo del original. Finalmente la curiosidad de uno de los trabajadores del convento llevó a su descubrimiento.

Además del sudario, el monasterio de Broumov expone otros objetos de interés, como una túnica adornada con granadas que perteneció al arzobispo Sobek de Bílenberk, así como unas medias funerarias del año 1675.

Una biblioteca despojada, pero aún impresionante

Al pasar del comedor a la biblioteca podemos disfrutar de la visión de unos 20.000 volúmenes, solo una fracción de los 67.000 que llegó a contener en su momento. Kindl nos explica cómo se perdió la colección.

Foto: Zdeňka KuchyňováFoto: Zdeňka Kuchyňová “Tras 1950 muchos libros fueron arrojados por las ventanas a unas camionetas que después los llevaron a fábricas de papel, donde los destruyeron. Algunos de los más valiosos fueron trasladados al Museo Nacional de Escritura en Praga, y también a la biblioteca científica nacional de Hradec Králové. Los devolvieron después de 1990. Hay libros de diferentes disciplinas: historia, filosofía, retórica, medicina, matemáticas, geometría… Hay también literatura, como los cuentos de Hans Christian Andersen. Los más antiguos son dos manuscritos del siglo XIII”.

La mayoría de los volúmenes están en latín y alemán, aunque también encontramos en checo, inglés, eslovaco, griego y hebreo. En las estanterías inferiores se hallan los tomos más voluminosos, comenta Kindl.

La Biblia del Diablo, foto: Kungl. biblioteket, CC BYLa Biblia del Diablo, foto: Kungl. biblioteket, CC BY “Este es el Antiguo Testamento, impreso en siete lenguas, una por volumen, y cada uno de los libros pesa entre 15 y 20 kilos. Seguro que han oído que en este monasterio se guardaba la Biblia del Diablo, el Kodex Gigas, y que aquí fue donde estuvo más tiempo. Se conservó en esta biblioteca unos 170 años, desde 1420, cuando lo trajeron los benedictinos de Břevnov, protegiéndolo ante los husitas, hasta los comienzos del siglo XVII, cuando el abad Martin II donó el Kodex al emperador Rodolfo II, para congraciarse con él. También tenemos libros prohibidos, en las estanterías superiores, pero no están disponibles para el público”.

La biblioteca también contiene cuadros del pintor Petr Brandl, que retrató al abad más importante de la historia del convento, Otmar Daniel Zinke, que reformó el edificio a comienzos del siglo XVIII hasta dejarlo en su forma barroca actual. Los interiores son de gran interés arquitectónico y de hecho han servido de escenario para la película ‘La Orden’ (‘Řád’) y las series de televisión ‘F.L. Věk’ y ‘La Artimaña del Diablo’ (‘Ďablová Lest’). A pesar de todo quizás más interés y curiosidad despierte el extenso conjunto de sótanos del edificio y sus 34 cadáveres momificados.

Un nuevo hogar para 34 momias

Las momias se encontraban originalmente en la cripta de la iglesia de San Procopio, en Vamberk, pero en los años 80, debido a unas obras, el techo de los subterráneos resultó dañado y el lugar se llenó de goteras. Finalmente se decidió salvar a las momias de una definitiva descomposición trasladándolas en el año 2000 al monasterio de Broumov. Kindl nos da más información sobre los cuerpos.

El monasterio de Broumov, foto: Zdeňka KuchyňováEl monasterio de Broumov, foto: Zdeňka Kuchyňová “Son en su mayoría momias de ciudadanos de Vamberk que pagaron por ser enterrados en la cripta de la iglesia. Hay entre ellos sacerdotes y organistas. La más conocida es la fundadora del taller de encajes de Vamberk, la baronesa Gramb”.

Hoy en día en el convento de Broumov ya no hay monjes. Después de la guerra la comunidad alemana fue expulsada, incluyendo a los frailes, y en 1946 se intentó resucitar el monasterio trayendo monjes benedictinos checoamericanos de la abadía de San Procopio, cerca de Chicago. Tras el advenimiento del Comunismo fueron expulsados del país y a partir de 1950 el edificio sirvió de centro de internamiento para religiosos.

15-08-2015