Dachova, un balneario lleno de historia

16-08-2019

El balneario Dachova es uno de los más pintorescos de Chequia. Su estilo arquitectónico de la Primera República y ambiente tranquilo han atraído a visitantes desde hace décadas.

El balneario Dachova, foto: Ľubomír Smatana, ČRo El balneario Dachova, foto: Ľubomír Smatana, ČRo En los bosques del centro recreativo Dachovy se encuentra un hotel, un restaurante tradicional checo y un hermoso balneario natural llamado Dachova.

 Bohuslava Jungová en el balneario Dachova, foto: Ľubomír Smatana, ČRo Bohuslava Jungová en el balneario Dachova, foto: Ľubomír Smatana, ČRo La piscina se construyó en 1925, en el lugar de un antiguo estanque. Se parece mucho a lo que era en los años 20, y esto gracias a la decisión de la cercana ciudad de Hořice de preservar su faceta original.

El balneario ofrece elegantes cabinas de madera, una playa de arena y un parque infantil. Teniendo en mente su popularidad, los visitantes fieles del recinto reservan las cabinas con mucha antelación, como por ejemplo la señora Bohuslava Jungová.

“Reservamos las cabinas un año por delante. Al lado de mi cabina se encuentra la de mi hija, mi amiga y mi hermano. También mi mamá tenía una alquilada, pero ya tiene más de 90 años. Mis padres me trajeron aquí por primera vez cuando tenía seis meses, y a mi hermano unos cuatro años después”.

 Michaela Bělinová en el balneario Dachova, foto: Ľubomír Smatana, ČRo Michaela Bělinová en el balneario Dachova, foto: Ľubomír Smatana, ČRo Las cabinas están pintadas de un color amarillo brillante, blanco y rojo. Toda la zona ha mantenido un aspecto histórico con toques modernos.

El área del balneario tiene una superficie de 10 000 metros cuadrados, la piscina en sí unos 8000 metros cuadrados. En el césped que rodea el agua hay incluso una sección para tiendas de campaña.

La extensión del recinto es una gran ventaja, como dice Michaela Bělinová, quien trabaja en el centro de información.

“Aquí se puede sentir un fuerte patriotismo local. Al balneario siempre vuelven las mismas personas y alquilan las cabinas. El área es tan grande que, aunque haya mil personas, no se nota en absoluto. Creo que hemos tenido éxito, la piscina ha adquirido renombre entre los habitantes”.

El balneario Dachova, foto: Ľubomír Smatana, ČRoEl balneario Dachova, foto: Ľubomír Smatana, ČRo El fondo de la piscina está hecho de piedra, y el agua viene de fuentes naturales, lo que garantiza que esté siempre limpia, incluso a mediados de la temporada. Esto lo comprueba la presencia del tritón alpino en los alrededores del balneario, un animalito muy raro y sensible al agua. Su captura está estrictamente prohibida.

En la actualidad se está renovando un ala del edificio principal. Sin embargo, no está previsto ampliar el área o construir nuevos edificios en el lugar. La condición es conservar el diseño arquitectónico de la Primera República, como señala la señora Bělinová.

“Se trata de una reconstrucción sensible, más bien una modificación. Tal y como se veía el balneario hace 50 años, se ve ahora”.

El balneario Dachova, foto: Ľubomír Smatana, ČRoEl balneario Dachova, foto: Ľubomír Smatana, ČRo El pintoresco balneario Dachova, antes llamado el ‘Balneario del Sol’, es popular también entre los cineastas. Se grabó aquí por ejemplo la película ‘A Eliška le gusta la naturaleza’ del director Otokár Schmidt, una comedia absurda que trata sobre la vida de dos habitantes extraños de un pequeño pueblo checo.

En los alrededores de la piscina natural serpentean varias rutas turísticas que conducen a través de senderos y bosques coníferos.

Los amantes de la historia pueden caminar al manantial Kalíšek, lugar donde se reunían los ciudadanos no católicos en la segunda mitad del siglo XV, cuando fue prohibida en las Tierras Checas cualquier otra forma de religión que el catolicismo.

El balneario está abierto de mayo a septiembre de cada año, la piscina solo de junio a agosto.

El balneario Dachova, foto: Ľubomír Smatana, ČRoEl balneario Dachova, foto: Ľubomír Smatana, ČRo
16-08-2019