Castolovice - el palacio de la Dama Negra

21-08-2004

En esta edición de Radioviajes viajaremos a la ciudad de Castolovice donde se encuentra un palacio del mismo nombre, que posee dos espejos que, según se dice, pueden devolver la juventud, y una Dama Negra.

Palacio de CastolovicePalacio de Castolovice La pequeña ciudad de Castolovice se halla en Bohemia Oriental, cerca de dos grandes ciudades checas: Pardubice y Hradec Králové.

En Castolovice, en la confluencia de dos riachuelos se encuentra el palacio renacentista del mismo nombre, rodeado por un parque inglés donde se pueden apreciar gamos blancos.

Pese a la falta de testimonios escritos, se dice que la ciudad fue fundada aproximadamente en el siglo XIII durante la colonización de las montañas Orlické en la frontera con Polonia.

Los primeros propietarios de la ciudad fueron los señores de Castolovice que a principios del siglo XIV mandaron a construir un fortín que se vió doblemente protegido gracias a los fangales y estanques que se encontraban en su entorno.

Al morir el último miembro de la familia de los señores de Castolovice en el año 1435, el palacio pasó a ser propiedad, por corto tiempo, de la familia del rey checo Jorge de Podebrady.

Durante más de dos siglos la ciudad de Castolovice pasó de amo en amo, lo que no resultó beneficioso, todo lo contrario, los edificios empezaron a deteriorarse enormemente por falta de mantenimiento.

No fue hasta finales del siglo XVI cuando el emperador Rodolfo II vendió el palacio a la familia Oppersdorf. Sobre la familia Oppersdorf hablamos con, Milos Dempír, administrador del palacio de Castolovice.

Palacio de CastolovicePalacio de Castolovice "La familia Oppersdorf era una familia aristocrática de Silesia que adquirió su fortuna durante la rebelión de los estamentos checos en el siglo XVI. En el lugar del fortín de Castolovice construyeron, entre los años 1588-1615, un espléndido palacio renacetista que en gran medida se ha conservado hasta el presente."

Al principio el palacio tenía dos alas - los edificios administrativos y el palacio se encontraban comunicados entre sí de tal manera que el plano horizontal tenía forma de "U".

La fachada del palacio está ricamente decorada con frescos con motivos de la historia del Imperio Romano.

Debido a una crisis económica, la familia Oppersdorf vendió el palacio en 1694 a Oldrich Adolf Vratislav, conde Sternberk. La familia Sternberk conserva en su poder el palacio hasta la fecha.

En Castolovice vivieron grandes personajes de esta familia, entre los que destaca Frantisek Josef Sternberk, quien fuera el líder del grupo patriótico de la aristocracia checa.

Palacio de CastolovicePalacio de Castolovice Frantisek Josef es uno de los fundadores del Museo Nacional checo con sede en Praga. La sección de numismática se vió enriquecida gracias a la amplia colección de monedas donada por él.

A principios del siglo XIX el palacio adquirió un nuevo aspecto. El edificio administrativo fue reconstruido y pasó a ser parte del ala privada, al tiempo que las fachadas se unificaron en estilo pseudogótico.

En el siglo XX el palacio fue nuevamente reconstruido, recuperando su aspecto renacentista original, y los interiores fueron adaptados a las necesidades de la vida moderna.

Palacio de CastolovicePalacio de Castolovice "Después de la Segunda Guerra Mundial, en el año 1948, el palacio fue confiscado por el Estado. Y durante varios años sirvió como residencia estudiantil."

Más tarde la residencia fue trasladada al antiguo edificio administrativo y en el ala renacentista se instaló una pequeña exposición sobre la historia del palacio.

Debido a falta de recursos finacieros y sobretodo por falta de mantenimiento, el palacio se fue deteriorando, al tiempo que sus interiores fueron saqueados.

"Después del año 1989 el Estado checo devolvió el palacio a la familia Sternberk. Su dueña actual es Diana Sternberg-Phipps que reside en Castolovice."

El deterioro era tal que el palacio tuvo que ser reconstruido por completo. En las obras trabajó la propia dueña, Diana Sternberg, reconocida arquitecta de interiores.

Los muebles originales en los diferentes salones y el patio lleno de flores crean hoy en día en el visitante la sensación de que los dueños han salido un momento de casa y que en cualquier momento regresarán.

Diana Sternberg con sus padresDiana Sternberg con sus padres La exposición permanente ofrece un recorrido por veinte salones del palacio decorados con bellos muebles históricos de diferentes épocas.

El recorrido empieza en la escalinata, decorada con una colección de armas del siglo XVI.

De inmediato sigue la sala de estar de las damas, con muebles y decoracioens del siglo XVIII. En el lugar se puede apreciar una colección de figuritas de porcelana elaboradas por Cecilia Sternberg, madre de la dueña actual.

Y poco a poco nos acercamos al lugar más buscado del palacio. Apreciamos en él dos espejos que, según se dice, son mágicos, ya que tienen efectos rejuvenecedores.

Muchas son las leyendas en torno a los espejos. Se dice que tras mirarse en ellos la persona rejuvenecerá paulatinamente. Cómo y por qué? Eso es parte de la leyenda, del misterio. Y para aquellos que no lo creen, lo mejor es visitar el palacio de Castolovice.

En la preciosa sala de los niños abundan juguetes antiguos, sobre todo del siglo XIX. Los juguetes los vigilan desde las paredes retratos de los niños de la familia, los propietarios de los hermosos juguetes que llaman la atención a niños y adultos.

En el pasillo que conduce a las salas de representación del palacio encontramos otra curiosidad - el retrato de la señora de Slavata, una aristócrata checa. Se dice que era una mujer muy fea que obligaba a los artistas que la pintaran más guapa de lo que era en realidad.

Según la leyenda, la señora Slavata se negó a pagar por el retrato en cuestión ya que aseguraba que se veía muy mal; entonces el pintor ofendido pintó al perro que posa a los pies de la noble la cara de su dueña, o sea de la señora de Slavata.

Y entramos en la sala Tobías, llamada así por las historias del judío Tobías descritas en el Antiguo Testamento que decoran el techo artesonado. La sala Tobías es una de las magníficas salas de representación, ahí se recibe a las visitas más importantes, recientemente se dieron cita en el lugar los presidentes de los países del Grupo de Visegrado, o sea Polonia, Hungría, Eslovaquia y la República Checa.

Entretanto, la sala de los caballeros, con más de 300 metros cuadrados, es una de las más grandes de la República Checa. El techo artesonado también está decorado con escenas de la Biblia.

Pero en esta sala encontramos algo más... el retrato de la Dama Negra - el fantasma de Castolovice.

"La Dama negra es una mujer hechizada. Se dice que asesinó al esposo de su hermana, del que se había enamorado perdidamente, y por ello está condenada a deambular por el palacio eternamente. Algunas personas dicen haberla visto más de una vez durante las noches tempestuosas."

El recorrido por el palacio de Castolovice lo terminamos en el salón de la torre, cuyas gruesas paredes testimonian que anteriormente esta torre sirvió como depósito de agua para todo el palacio.

Pero, sin duda, el mejor sitio para despedirse del palacio es un lugar dondel el tiempo se detuvo: el parque inglés, con hermosos rosales, un extenso estanque, el lugar ideal donde tranquilamente pasean gamos blancos, cabras de Camerún y avestruces.

21-08-2004