Bicis y torres: qué hacer en České Budějovice

České Budějovice, la capital de Bohemia del Sur, esconde mucho más de lo que parece. Sus secretos nos los desvela David Castillo, español establecido en la ciudad desde hace años.

Foto: Carlos FerrerFoto: Carlos Ferrer A pesar de que con sus 94.000 habitantes České Budějovice se sitúa entre las ciudades más pobladas de la República Checa, es prácticamente ignorada por los turistas y su papel viene a ser de paso previo o alternativa de alojamiento para todos aquellos encaminados a Český Krumlov.

Se trata de una injusticia que el español David Castillo, profesor de la universidad local, trata rápidamente de enmendar. En primer lugar no hay que dejar pasar la impresionante plaza que domina el centro histórico de la ciudad, con 1,7 hectáreas de extensión y enmarcada por hileras de coloridos edificios, la mayor parte de ellos de fachadas barrocas.

David Castillo, foto: archivo de ČRoDavid Castillo, foto: archivo de ČRo “Es una de las plazas cuadradas más grandes de la República Checa y le da un ambiente y una apertura a la ciudad fantástica. Sobre todo porque conserva una arquitectura muy particular, por ejemplo el ayuntamiento o los soportales, que le dan cierto toque medieval a la ciudad que es muy bonito. Hace poco se celebró el 750 aniversario de la fundación de la ciudad y disfrutamos de una exposición de fotografía. La ciudad vale la pena visitarla, sin duda”.

En general todo el casco histórico de la urbe mantiene esta atmósfera apacible y pintoresca de un centro urbano medieval bien mantenido y restaurado. Además de la plaza central, llamada de Přemysl Otakar II en honor al rey que fundó la ciudad, encontramos la pequeña plaza Piaristické, que desde el siglo XIV sirve de antesala al monasterio dominicano, el edificio más antiguo de la ciudad.

Foto: Carlos FerrerFoto: Carlos Ferrer Dos torres de sugerentes nombres, una parte de la catedral de San Nicolás, otra un remanente de las antiguas murallas, dominan además el panorama del centro y suponen una visita obligada, añade David Castillo.

“Tienen que conocer y visitar al menos la Torre Negra, que es una torre muy bonita de estilo medieval, en la que, si accedes a la parte superior, puedes ver toda la ciudad y contemplar toda la disposición del centro histórico. Luego está en contraposición la Torre Blanca. Y la plaza de Piaristické náměstí, que tiene una preciosa iglesia que tiene una historia muy particular y relacionada con España. Creo que hay pocos sitios que estén tan relacionados con la historia antigua de España como esta plaza de Piaristické náměstí y la iglesia”.

La deuda de České Budějovice con los Marradas

Piaristické náměstí, foto: Reo On, CC BY-SA 3.0 UnportedPiaristické náměstí, foto: Reo On, CC BY-SA 3.0 Unported David Castillo detalla este nexo de unión entre España y Chequia, que se remonta a los tiempos del reinado de Rodolfo II, cuando en 1599 llegó para asistir en la guerra contra los turcos el caballero de Malta Baltasar Marradas, nacido en Valencia.

“Vino un caballero que se llamaba Baltasar de Marradas y que parece ser, según las crónicas, que tuvo una vida bastante activa dentro de la ciudad y llegó a tener incluso algunas posesiones por ejemplo en la plaza mayor de České Budějovice y también incluso en el castillo de Hluboká, antes de que fuera el actual castillo, que es de corte neogótico”.

Marradas hizo vida y carrera en Bohemia. En 1621 ya era conde imperial y durante los años siguientes siguió ascendiendo en la estructura del ejército. Enemigo de Albrecht von Wallenstein, llegó incluso a ser uno de los organizadores de su asesinato. Cuando murió, en 1638, ya era consejero privado del emperador y gobernador de Bohemia.

Uno de sus legados en las tierras checas fue precisamente la mencionada iglesia en Piaristické náměstí, subraya David Castillo.

Baltasar de Marradas, fuente: public domainBaltasar de Marradas, fuente: public domain “Parte de la iglesia y parte del mobiliario fue sufragado por Baltasar de Marradas. Entonces cuando entras la iglesia es muy interesante porque tiene una estructura arquitectónica que es como una mezcla de varias épocas y la parte de abajo, los coros y la sillería tienen un aspecto muy hispano. Una vez el vicario general de České Budějovice, en una visita fantástica que realizamos, me comentó que hay un contrato de la iglesia muy antiguo, en el que, parte del monumento pertenecía a Baltasar de Marradas. Cuando terminó el Imperio, España ya no tuvo tanto contacto aquí, entonces tuvo que volver a España, su hijo, porque él murió, y el hijo de Marradas ya no volvió a Bohemia. Pero según el contrato, si volviera algún descendiente de Marradas, quizás tuviera todavía derecho sobre el inmueble”.

El centro histórico de la ciudad alberga además numerosos museos interesantes tanto por su contenido como por el valor arquitectónico del edificio. Hablamos por ejemplo de la Galería de Bohemia del Sur, en la casa Wortner, el Museo de Literatura de Viajes y el Museo de Bohemia del Sur.

Un castillo a menos de una hora en bici

Si bien el casco histórico de la ciudad, junto a la confluencia del Moldava y el Malše, es el principal atractivo monumental de České Budějovice, David Castillo recomienda ante todo subirse a la bici y acceder a los alrededores.

Castillo de Hluboká, foto: Martina SchneibergováCastillo de Hluboká, foto: Martina Schneibergová “Es bastante interesante cogerse la bici y hacer algo de cicloturismo. Hay un carril bici muy extenso que te permite ir desde la ciudad hasta el castillo de Hluboká. Entonces yo, si alguien tiene tiempo, aconsejaría hacer una ruta breve, que suele ser en torno a 50 minutos, una hora, hasta el castillo de Hluboká, visitar el antiguo pueblo, y echarle un vistazo al jardín del castillo y al castillo en sí. Es de estilo neogótico, precioso, una de las maravillas del sur de Bohemia, está en un estado de conservación fantástico, y además hay posibilidad de guía turística en español”. El turismo activo no finaliza aquí. Hay más destinos al alcance de la bici, y también de la canoa.

“Una de las cosas que a mí más me gustaron cuando llegué a České Budějovice fue que la gente era muy deportista. Aquí la gente practica infinidad de deportes. Se practica mucha canoa, porque hay una gran tradición de hacer el descenso en canoa desde České Budějovice a Český Krumlov. Por el carril bici se puede patinar, ir después a jugar al fútbol o a floorball, porque hay infinidad de campos también. Hay muchas sendas de cicloturismo que permiten ir a Šumava, que está aquí al lado, o incluso a Lipno a los lagos”.

James Cridland via Foter.com / CC BYJames Cridland via Foter.com / CC BY Las visitas con más tiempo, que puedan permitirse introducirse en la vida de la ciudad, pueden disfrutar también de otras actividades. Para finalizar, David Castillo nos da tres ideas.

“Otra cosa que no puedes dejar de hacer en esta ciudad es ir a visitar la fábrica de cerveza de Budvar, la famosa Budweisser, que es una cerveza espectacular y domina toda la ciudad, porque tiene una gran tradición en České Budějovice. También recomiendo, si tienes tiempo y te gusta la música, que vayas a escuchar jazz a Slavia, que es un local de jazz que tiene una tradición muy larga y de muchísima calidad. Y ya por último, si coincide, nosotros hacemos nuestro festival de teatro en español de la sección bilingüe de České Budějovice y te invitamos cuando quieras aparecer por aquí”.

Otra cita para los visitantes tranquilos es sin duda el gran parque de Stromovka, de 68 hectáreas, situado muy cerca del centro, a la otra orilla del Moldava, y que es surcado por varios caminos y ciclovías, ideales para patinar o montar en bici.