¿Cuáles serán los controles en la frontera checa tras la adhesión a la UE?

11-03-2004

La adhesión de la República Checa a la Unión Europea simplificará los controles de los ciudadanos comunitarios en la frontera checa, pero hará más estricto el régimen para la gente de los países que no son miembros de la Unión.

foto: Comisión Europeafoto: Comisión Europea Los controles fronterizos de los ciudadanos checos, los de los países vecinos y también de los ciudadanos comunitarios se hacen al azar en la actualidad. Según matiza Tatana Muselová, de la Policía de Extranjería, los aduaneros realizan los controles en vista de los pasajeros que viajan en automóvil, y según los motivos de visita a la República Checa.

"En estos casos se controlan tan sólo los datos básicos de la persona y se comparan con una base de datos. No se les pide que digan, por ejemplo, ¿cuánto dinero tienen?. La gente procedente de los países con los que Praga tiene establecida la obligatoriedad de visado, se someten a unos controles más duros".

¿Qué cambiará de esto al ingreso a la Unión Europea en mayo?

"Se reducirá el número de los ciudadanos comunitarios controlados en la frontera. Nos esforzamos ahora por crear con los países vecinos el denominado 'sistema de una parada', o sea que el ciudadano esté controlado solamente en una parte de la frontera común".

De la frontera checa desaparecerán también los aduaneros y permanecerán tan sólo los agentes de la Policía de Extranjería.

Por otra parte, la adhesión endurecerá los controles de los ciudadanos de los países no miembros de la Unión Europea cuyos documentos de identidad les serán sellados confirmando el cruce de la frontera. Además, se van a abrir carriles especiales en los pasos carreteros para el control de esos ciudadanos de manera de no entorpecer el paso de los ciudadanos comunitarios.

11-03-2004