Miembros de Greenpeace ocuparon la central de E.ON en Viena

27-02-2001

En protesta contra la reanudación de las pruebas de funcionamiento de la central nuclear checa de Temelín, en Bohemia del Sur, un grupo de activistas de la organización ecologista Greenpeace ocupó hoy la oficina de la filial vienesa de la empresa energética alemana E.ON. Los adversarios de la energía nuclear solicitan que la empresa alemana, que también compra energía eléctrica a la República checa, cancele todos los acuerdos con Chequia y de esa forma evite que Austria importe electricidad producida por Temelín.