Las galletas de Navidad: protagonistas de las fiestas checas

Las tradiciones culinarias que preceden o acompañan las fiestas de la Navidad en Chequia son el tema de una serie en Radio Praga durante este mes de diciembre. En este episodio nos centraremos en la producción de galletas de Navidad.

Foto: Ondřej TomšůFoto: Ondřej TomšůLa época del Adviento en Chequia no se caracteriza solo por la compra de regalos, sino también por los grandes preparativos culinarios.

Es precisamente la razón por la que durante todo el mes de diciembre se puede notar en los hogares checos el olor de las tradicionales galletas de Navidad.

Infelizmente, hoy en día no todos disponen de suficiente tiempo para preparárselas en casa. Sin embargo, tampoco los que no se pueden poner con esa aventura culinaria deben perder la esperanza.

Las galletas caseras, cuyo sabor recuerda a aquellas tradicionales que hacen las abuelas checas, se pueden conseguir en algunas tiendas y panaderías especializadas.

Foto: Ondřej TomšůFoto: Ondřej Tomšů Este es el caso de la panadería familiar de las hermanas Zdeñka Mašková y Alena Ježková, que se encuentra cerca de la capital checa.

Según explicaron, todo el proceso desde los pedidos hasta la venta se extiende hasta más o menos tres semanas.

“Recibimos los pedidos hasta el 30 de noviembre y en esta época también empezamos con los preparativos. De cualquier manera tiene que ser antes del Día de San Nicolás, o sea el 5 de diciembre. Cocinamos aproximadamente una semana sin cesar. Luego pasamos tres o cuatro días rellenando las galletas y terminamos pesándolo todo. En total, se trata de unas tres semanas de preparativos”.

Foto: Ondřej TomšůFoto: Ondřej TomšůLa cantidad total de galletas preparadas ronda unos 100 kilogramos, y en todo el proceso hay que utilizar hasta 120 kilogramos de mantequilla.

Los clientes pueden elegir entre 12 tipos específicos. Unas de las galletas más populares son las rodajas con mermelada de grosella.

Sin embargo, tampoco pueden faltar las tradicionales galletas de vainilla, nueces rellenas, galletas de coco, corazones de almendra y mucho más.

La trenza navideña esconde mucho simbolismo

En la mesa festiva no puede faltar la típica trenza navideña checa. Según la receta tradicional se hace de masa de levadura a la que se añaden uvas pasas.

Foto: Ondřej TomšůFoto: Ondřej Tomšů Posteriormente, la masa se divide en nueve partes iguales que trenzamos. Las cuatro que forman la parte inferior de la trenza simbolizan los cuatro elementos, o sea, el fuego, el agua, la tierra y el aire. Las tres que están en el centro representan la razón, el sentimiento y la voluntad y las dos que forman la parte superior se alzan encima de todo como lo que más eleva el alma de los hombres. Se trata del conocimiento y el amor.

Una vez preparada la forma de la trenza, esta se hornea y decora, explican las dos hermanas.

“Para terminar, la trenza se cubre de mantequilla, almendras y se hornea durante unos 50 minutos”.

La panadería “Hermanas horneadas” produce cada año aproximadamente 80 trenzas antes de las fiestas navideñas. Las más grandes son de 1600 gramos y las pequeñas de unos 800 gramos.

Foto: Ondřej TomšůFoto: Ondřej Tomšů