Tratado de Lisboa: la historia interminable

07-10-2009

El escándalo de la Universidad de Pilsen, más obstáculos al Tratado de Lisboa y las reticencias, no solo checas, para firmarlo, son algunos de los temas de la prensa checa de este miércoles.

Foto: ČTKFoto: ČTK Varios diarios destacan en portada el escándalo de la Facultad de Derecho de la Universidad de Pilsen. Algunos estudiantes consiguieron el título en solo dos meses, escribe Hospodářské Noviny.

La manipulación de resultados abarca desde los exámenes de ingreso hasta las tesis doctorales. El ex ministro de Justicia Jiří Pospíšil, decano de la facultad, anuncia que el Ministerio de Educación presentará una denuncia contra el escándalo de fraude.

Decenas de licenciados-exprés podrían perder su título, dependiendo de la investigación que llevará a cabo la Policía, advierte el rotativo.

Tratado de Lisboa, foto: ČTKTratado de Lisboa, foto: ČTK “El Tribunal Constitucional decide que lo que piden los senadores es un sinsentido”, titula Lidové Noviny. La institución rechazó el martes un recurso presentado por un grupo de senadores del Partido Cívico Democrático indirectamente relacionado con la ratificación del Tratado de Lisboa.

El grupo de senadores pretendía que posibles traspasos de poderes a Bruselas en el futuro, puedan ser rechazados, no por mayoría simple, sino por mayoría constitucional, esto es, tres quintas partes de la Cámara.

El recurso fue rechazado porque no tiene “relevancia constitucional y no se atiene al marco de la Constitución”. El Tribunal incluso afirmó que de haber aceptado la propuesta del grupo de senadores, el traspaso de poderes a Bruselas sería incluso más sencillo.

Václav Klaus, foto: ČTKVáclav Klaus, foto: ČTK Para el Tribunal, los senadores ni siquiera habían leído la ley contra la que actuaban, publica Lidové Noviny. El recurso es otro intento de un grupo de diputados para evitar la ratificación del Tratado de Lisboa, pero es independiente del que se presentó dos semanas atrás cuestionando su constitucionalidad, sobre el que el Tribunal aún no se ha pronunciado.

De ese veredicto es del que depende la firma del presidente, Václav Klaus, según declaraciones recientes.

“¿Cuándo firmará el presidente polaco el Tratado de Lisboa?” se pregunta Mladá Fronta Dnes. La agencia de noticias polaca PAP anunció el martes que Lech Kaczynski ratificaría el tratado el miércoles a su vuelta de Rumania. Sin embargo por la noche, la oficina del presidente negó tal afirmación y dijo que no tenía prisa.

Chequia se quedará sola cuando Kaczynski firme, escribe el diario, pero señala que tiene que cumplir su promesa de firmarlo después del sí irlandés si no quiere perder el apoyo del poderoso voto católico. Se especula con que Kaczynski negocia con su firma un mayor protagonismo del presidente en la política exterior del país.

La Policía checa solicitó de nuevo la entrega a Bélgica del eurodiputado Miloslav Randsdorf, del Partido Comunista checo, escribe Právo. El político hirió en Praga a una viandante en un accidente de coche hace dos años, pero goza de la inmunidad parlamentaria que le otorga su cargo.

Las autoridades checas solicitaron que se le retirara la inmunidad para que pudiera ser procesado, y Bruselas aceptó. Pero el documento no llegó a Praga hasta después de las últimas elecciones europeas en las que resultó reelegido, con lo que Ransdorf vio renovada su inmunidad.

07-10-2009