02-04-2009

La visita del presidente estadounidense Barack Obama a Europa; las deliberaciones para formar un nuevo Gobierno checo; las crecientes deudas de los ciudadanos y la popularidad de la cerveza sin alcohol, son los temas que acaparan la atención de la prensa checa este jueves.

Barack Obama, foto: CTKBarack Obama, foto: CTK Lidové Noviny escribe que el presidente Obama arribará a Praga el sábado, procedente de Londres, para participar en esta capital en la cumbre UE-EE.UU.

El matutino recalca que durante la estadía del mandatario norteamericano en la capital checa serán aplicadas estrictas medidas de seguridad, que incluirán restricciones en el transporte urbano.

El periódico Mladá Fronta Dnes sostiene que, a pesar del avance en las negociaciones sobre el nuevo Gabinete checo, éstas se han complicado. El líder socialdemócrata, Jiří Paroubek, anunció que consultaría la composición del Gobierno con el Partido Comunista, lo que indignó al primer ministro saliente, Mirek Topolánek.

Además, parte de los diputados del gubernamental Partido Cívico Democrático rechaza el proyecto para la creación de un Gabinete tecnócrata, ya que no se conforman con que, según lo acordado, la mitad de sus ministros sea propuesta por el opositor Partido Socialdemócrata.

Jiří Paroubek, foto: CTKJiří Paroubek, foto: CTK Mladá Fronta Dnes señala que el líder de la oposición, Jiří Paroubek, advirtió a la coalición gubernamental que si no llegaban a ponerse de acuerdo sobre la composición del nuevo Gobierno antes del viernes, los socialdemócratas asumirían la iniciativa y negociarían el tema por separado con el presidente, Václav Klaus.

Cada vez más checos tratan de solucionar sus problemas financieros por medio de diversos tipos de préstamos, indica Právo. Varios sondeos de opinión revelaron que más del 60 por ciento de las personas afirman que su salario no les alcanza para vivir.

Según Právo, durante febrero pasado, los préstamos concedidos por los bancos a los ciudadanos se incrementaron interanualmente en casi seis mil millones de euros. Así, la deuda global de los checos ascendió este año a 33 mil millones de euros, sostiene el periódico.

La cerveza sin alcohol se ha puesto muy de moda en la República Checa, escribe el diario Hospodářské Noviny. El mercado nacional ofrece más de 20 marcas de esta bebida. El año pasado las plantas cerveceras nacionales fabricaron unos 580 mil hectolitros de cerveza sin alcohol, mientras que en el año 2000 su producción anual fue de tan sólo 117 mil hectolitros.

Hospodářské Noviny señala que el boom de la cerveza sin alcohol es de estos últimos dos años y está relacionado con la introducción en el país de la nueva Ley de Tránsito. La normativa implica la prohibición absoluta del consumo de bebidas alcohólicas antes de manejar.

Los checos, que son los mayores consumidores de cerveza a nivel mundial, optaron así por la cerveza sin alcohol, ya que su consumo no les impide ejercer cualquier tipo de trabajo y manejar un automóvil, recalca Hospodářské Noviny.

02-04-2009