12-09-2008

A diferencia de los ciudadanos comunitarios, los checos no temen tanto el calentamiento global; la Bolsa de Praga vive un septiembre negro y sigue cayendo; la selección nacional de fútbol está buscando desesperadamente a jugadores creativos. En estos temas centra su atención la prensa nacional de este viernes

Los checos no tienen miedo del calentamiento global, resalta en portada Lidové Noviny.

El último Eurobarómetro indica que solamente el 45 por ciento de los checos considera el cambio climático como un problema grave, lo que representa el menor porcentaje de todos los países comunitarios.

El diario resalta que los checos consideran que el problema más grave del mundo es el terrorismo. El 56 por ciento de la población expresó que los ataques terroristas son la mayor amenaza actual.

Por su parte, entre los ciudadanos de los países comunitarios, casi un 70 por ciento calificaron como el mayor problema la pobreza y la escasez de comida, agrega el rotativo.

La Bolsa de Praga vive un septiembre negro y sigue registrando bruscas pérdidas, afirma Hospodářské Noviny.

El valor de acciones de la Bolsa de la capital checa se ha reducido en 10 mil millones de euros en el mes en curso. El índice principal ha caído un 12 por ciento y actualmente se sitúa por debajo de los 1300 puntos, es decir que alcanza el peor resultado desde junio de 2006.

El diario resalta que prácticamente todas las bolsas mundiales cerraron la sesión de este jueves en números rojos.

Los malos resultados se deben a las notables pérdidas del banco de inversiones estadounidense Lehman Brothers, cuyas acciones cayeron un 40 por ciento inmediatamente después de la apertura de la sesión, explica el diario.

El diario deportivo Sport vuelve a comentar el primer partido de la selección checa de fútbol en las eliminatorias para el Mundial 2010, en el que el cuadro nacional sólo empató a cero en Irlanda del Norte.

Petr Rada (Foto: CTK)Petr Rada (Foto: CTK) El partido puso en evidencia el punto más débil de los pupilos de Petr Rada: La falta de jugadores creativos, sostiene el rotativo.

La generación anterior se retiró y sus sucesores, Tomáš Rosický y Radek Matějovský, están lesionados, escribe Sport. A los checos les falta un centrocampista que ordene el juego ofensivo y se especula que el entrenador podría convocar a Jan Šimák, fichado por el Stuttgart.

Este controvertido jugador, que en el pasado tuvo problemas con el alcohol y las máquinas tragamonedas, actualmente logra un excelente rendimiento en la Bundesliga alemana y podría ayudar a mejorar la definición arriba de la selección.

Sin embargo, el seleccionador Petr Rada por el momento ha rechazado comentar este tema, indica el diario.

12-09-2008