24-07-2008

Foto: CTKFoto: CTK Mladá Fronta Dnes informa en primera plana sobre las fuertes inundaciones que el miércoles afectaron a Eslovaquia, país vecino de la República Checa y uno de los destinos preferidos de los checos para pasar las vacaciones. Las riadas se han cobrado la vida de dos ciudadanos eslovacos.

El periódico Lidové Noviny escribe en su portada que el ministro de Cultura, Václav Jehlička, informó que el Gobierno desistió de la realización del controvertido proyecto del arquitecto Jan Kaplický para un nuevo edificio de la Biblioteca Nacional.

La nueva biblioteca, en forma de un gran pulpo, debió haber sido edificada en la planicie de Letná, en las cercanías del Castillo de Praga. El insólito diseño del previsto inmueble y su eventual ubicación en la zona histórica de la capital checa, provocaron arduos debates en el escenario político y entre la población, recuerda el matutino.

El ministro Jehlička dijo este miércoles que la realización del proyecto de Kaplický no ha sido debidamente preparada y que comenzar la obra sería una gran aventura. El Gobierno prefiere remodelar y modernizar el antiguo edificio del Klementinum, sede actual de la Biblioteca Nacional, sostiene Lidové Noviny.

Las normativas checas para la circulación de camiones son las más benévolas de los países de la Unión Europea, afirma el matutino Právo. En los meses de verano, los fines de semana los camiones tienen prohibido el paso por las autopistas durante 19 horas en total, mientras que el resto del año sólo nueve horas.

En los demás países comunitarios la aplicación de las limitaciones a la circulación de los camiones alcanza el doble de horas y en Austria, por ejemplo, el tráfico de camiones está prohibido durante todo el fin de semana, apunta Právo.

La República Checa es una potencia europea en cuanto al número de piscinas, escribe el rotativo Hospodářské Noviny. Se calcula que en el país hay unas 250 mil piscinas en total, algunas públicas, otras privadas.

Después del año 1990, tener una piscina se convirtió en moda y en uno de los principales criterios del nivel de vida de los ciudadanos, recalca el periódico. En vez de un jardín junto a la vivienda, la mayor parte del terreno vino a ocuparla una piscina.

Desde entonces el interés de los ciudadanos no disminuye, sino que continúa en aumento. Los especialistas indican que ello se debe a que en la República Checa hay condiciones ideales para tener una piscina. El clima es agradable, hay agua suficiente y los terrenos junto a las viviendas son relativamente grandes, concluye Hospodářské Noviny.

24-07-2008