07-07-2008

La República Checa es el primer país post comunista que ingresa en la Agencia Espacial Europea, informa en portada el diario Mladá Fronta Dnes. Se trata de una excelente noticia para la ciencia checa que podrá participar así en el programa cósmico europeo, comentó el director de la Oficina del Cosmos Checa, Jan Kolář.

En 1996, este país firmó con la Agencia Espacial Europea un acuerdo sobre cooperación y actualmente acaba de cumplir con todos los requisitos para convertirse en miembro. La Agencia Espacial Europea es una organización intergubernamental, fundada en 1975, que se ocupa de la exploración del espacio.

Al despilfarro de los recursos europeos en la República Checa se dedica Lidové Noviny. Asegura que este país gastó en los últimos años millones de euros en estudios, manuales y proyectos innecesarios. Como ejemplo menciona un costoso estudio en apoyo a la idea de que a las personas de avanzada edad, reunidos en centros de ancianos, les benefician las visitas de sus familiares.

La Unión Europea somete a un riguroso control el aprovechamiento de sus fondos y todo indica que la República Checa tendrá que devolver a Bruselas parte de los recursos que no logró invertir de manera eficaz, constata el diario.

Rusia exige la presencia permanente de sus inspectores en la estación de radares estadounidense, que debería ser establecida en el polígono militar de Brdy, al suroeste de Praga, escribe Právo, remitiéndose a las recientes declaraciones del Embajador de Rusia en la RCh, Alexei Fedotov.

Según el representante ruso, la instalación de una parte del escudo antimisiles de EE.UU. en Europa afectaría seriamente las relaciones entre Moscú y Washington. Recalcó que Rusia sigue estando convencida de que los planes de la administración estadounidense amenazan su seguridad.

Právo recuerda al respecto que este martes llega a Praga la Secretaria de Estado de EE.UU., Condoleezza Rice, para firmar el acuerdo sobre el establecimiento de la estación de radares en territorio checo.

Centenares de camiones llenaron este fin de semana los aparcamientos de las autopistas checas. Algunos ocuparon incluso las bermas, complicando la circulación automovilística. Este es el resultado de la entrada en vigor del reglamento de restringe la circulación de camiones en las carreteras checas durante la temporada veraniega, escribe Hospodářské Noviny.

La normativa persigue disminuir el número de accidentes causados por los camiones. Por otro lado, complica el tránsito, puesto que la red vial checa no cuenta con el suficiente número de estacionamientos para este tipo de vehículos, constata el periódico.

07-07-2008