24-10-2007

Los diarios nacionales informan ampliamente sobre las deliberaciones que mantuvo en Praga este martes el Secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates. El rotativo Lidové Noviny sostiene que el tema central de las conversaciones fue el radar estadounidense en territorio checo. El diario acota que Washington propuso condicionar la activación de su sistema de defensa antimisiles en Europa al previo acuerdo con Rusia.

Las páginas internacionales de los diarios checos abordan la situación actual en California, donde más de 500 mil personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares a causa de los devastadores incendios de los últimos días. Mientras tanto, en Indonesia falleció otra persona afectada por la gripe aviar. El diario Právo indica que se trató de una niña de cuatro años de edad. El virus H5N1 se ha cobrado en ese país 89 vidas humanas hasta el presente, recalca el rotativo.

"Cuba detuvo a un checo por haber hablado con la oposición", dice un titular en el diario Mladá Fronta Dnes. En el artículo se puede leer que el pasado domingo las autoridades cubanas detuvieron en la isla al traductor checo, Pavel Res, quien posteriormente fue expulsado del país. Res se había reunido en la ciudad de Santa Clara con representantes de la oposición cubana, con quienes debatió sobre elecciones libres y otros temas. Según Mladá Fronta Dnes, la expulsión del checo por las autoridades castristas está vinculada con la celebración de las elecciones generales en Cuba en estas fechas.

Volvamos ahora a las páginas nacionales. El matutino Právo afirma que la medición de la velocidad en las carreteras checas se convertirá pronto en un buen negocio. Un grupo de diputados propone que, además de la Policía, sea permitido medir la velocidad de los automóviles en ciudades y pueblos también a empresas privadas.

Para invertir en el sector se requerirá la suscripción de un previo acuerdo con la Policía. El proyecto cuenta con el apoyo del Ministerio de Transportes mientras que los partidos de oposición advierten que la idea podría tornarse contraproducente, ya que las empresas privadas no perseguirán una mayor seguridad en las carreteras nacionales sino beneficio propio.

El rotativo Mladá Fronta Dnes sostiene que la escasez de la mano de obra en la República Checa se debe en gran medida a que trabajar en este país deja de ser ventajoso para los ciudadanos de Europa del Este. Debido a que los precios de los alimentos, de la corriente eléctrica y de otros productos aumentan más rápido que los salarios, muchos extranjeros, especialmente los eslovacos y los ucranianos, prefieren volver a casa.

Las autoridades checas confían que la introducción de las tarjetas verdes para inmigrantes el próximo año, podría hacer cambiar la situación. Muchas empresas industriales del país dependen de la mano de obra extranjera. Por el momento algunos centros productivos intentan reemplazar a los ucranianos y eslovacos por trabajadores de Vietnam y Mongolia, matiza Mladá Fronta Dnes.

24-10-2007