30-03-2007

En la Unión Europea se generó un conflicto sobre el aguardiente de ciruelas checo Slivovice, informa el periódico Lidové Noviny.

Al deliberar sobre la ley de denominación de destilados se perdió una definición que protege a los productores de Slivovice, que destilan esa bebida solamente de frutas, indica el matutino.

Según la nueva definición, el nombre Slivovice puede ser utilizado solamente para un destilado de frutas con alcohol alimenticio agregado y los productores tradicionales no podrían aplicarlo.

Jan Brezina (Foto: www.janbrezina.cz)Jan Brezina (Foto: www.janbrezina.cz) "Se trata de un error que se produjo al copiar el documento, no de una mala intención. Por desgracia, se perdió la parte clave del texto", con esas palabras comentó el eurodiputado checo Jan Brezina, que se fijó del fallo de la nueva ley.

Ese político en la actualidad está buscando respaldo para imponer una enmienda a la ley que salvaría el nombre tradicional del destilado checo. En caso de que no lo logre, el Slivovice correría el mismo destino que 'Tuzemský Rum', es decir el ron checo, y 'pomazánkové máslo', la pasta de mantequilla, cuyos nombres fueron prohibidos por la Unión Europea, debido a que no cumplían con la normativa comunitaria, señala el rotativo Hospodárské Noviny.

Los conductores checos hallaron un truco para engañar a los foto-rádares policiales que miden la velocidad, indica en portada el diario Právo.

El truco es simple: Basta con desmontar la matrícula delantera del automóvil. De esa forma, el radar saca una foto del vehículo que sobrepasa la velocidad permitida, incluyendo el rostro del conductor. Pero sin tener el número de matrícula es prácticamente imposible encontrarlo.

En caso de que el radar saque la foto del automóvil por atrás, en la momentánea no se ve el rostro del conductor y éste puede decir que lo manejó un familiar suyo, contra el que no se ve obligado a deponer ante el juicio.

Ese truco es ventajoso, explica Právo. Los policías pueden imponer al conductor que circule sin matrícula como máximo una multa de mil coronas, es decir unos 30 euros, no obstante, al sobrepasar la velocidad, el conductor puede ser sancionado con una multa de hasta 10 mil coronas y hasta cinco puntos penales.

La policía no puede hacer nada para pillar a esos individuos, subraya Právo, ya que el agente tiene que comprobar que el conductor quitó la matrícula del vehículo con intención, pero éste siempre puede decir que acaba de perderla, resalta el diario.

Alois Kankovský (Foto: CTK)Alois Kankovský (Foto: CTK) El ciclista checo Alois Kankovský se proclamó campeón mundial en el campeonato de pista disputado en Palma de Mallorca, España, escribe el diario Sport.

El competidor checo triunfó este jueves en el omnium, una disciplina que combina cinco modalidades, estrenada este año por primera vez en un campeonato mundial.

Kankovský decidió sobre su título en la última quinta pista de un kilómetro con salida fija, al derrotar claramente al argentino Fernando Pérez en una lucha directa por la medalla de oro.

Luego de 21 años un ciclista de pista checo se hace con el título mundial, recuerda el rotativo deportivo Sport.

30-03-2007