22-03-2007

"Jince podría recibir un radar de las Islas Marshall", "Praga ofrece asilo a refugiados cubanos" y "Cambia el clima en la República Checa". Estos son algunos de los temas del resumen de la prensa checa de este jueves.

Jince, foto: Huhulenik, CC BY 3.0 UnportedJince, foto: Huhulenik, CC BY 3.0 Unported El radar estadounidense que será probablemente instalado en el polígono militar de Jince, en la sierra de Brdy, se trasladaría a la República Checa de las Islas Marshall, en el Pacífico, señala el diario Právo. Se desprende de un informe del ministro de RR.EE. checo, Karel Schwarzenberg, referente a las negociaciones con EE.UU. Debido a un error de los funcionarios de dicha cartera, el documento llegó a manos de los diputados.

En el informe consta que un grupo de legisladores checos viajará a mediados de abril a Alaska y a las Islas Marshall, donde están colocados los radares. En el documento de cuatro páginas firmado por el jefe de la diplomacia checa se destaca que el radar de las Islas Marshall no perjudica la salud humana, lo cual demuestra el hecho de que sus rayos están dirigidos a una escuela primaria y secundaria. El radar tampoco tiene influencia en el cercano aeropuerto.

El diario Mladá Fronta Dnes se refiere al hecho de que el jefe de la Central Nacional Antidroga, Jirí Komourous, no es el único ex efectivo de la Seguridad del Estado comunista que ocupa un alto cargo en ese departamento élite de la Policía. Uno de sus antiguos compañeros de clase de la escuela de espionaje, Petr Pavlus, está encargado, por ejemplo, de la dirección para situaciones de crisis de la Central Nacional Antidroga y sustituye a Komorous en su ausencia.

Jirí Komorous frecuentó a finales de los años ochenta un curso para espías que fueron enviados por la Seguridad del Estado a embajadas checoslovacas en el extranjero. Los estudiantes cobraban un salario mensual regular, que era dos veces más alto que el sueldo inicial de un egregado de una escuela superior. Komorous presidió también la organización del Partido Comunista en su curso.

El diario económico Hospodárské Noviny informa que en el aeropuerto de Praga aterrizaron este miércoles diez refugiados cubanos a los que la República Checa les ofreció asilo político. La guardia costera de EE.UU. interceptó a los cubanos en el mar durante su huida de la Isla. Reconociendo los motivos políticos de su fuga, la administración estadounidense no los entregó al régimen de Castro, sino que los ubicó en el campamento de refugiados de Guantánamo pidiendo a otros países aceptarles.

"Reaccionamos a la solicitud de EE.UU., pero no significa que nuestras puertas están abiertas a cualquiera. Sin embargo, debido a la situación en Cuba se lo merecen"s, indicó el viceprimer ministro Alexandr Vondra. Según Hospodárské Noviny, Praga baraja ofrecer ayuda semejante a refugiados birmanos en Malasia. En 2005 encontraron asilo político en la República Checa quince uzbecos, que actualmente viven en la ciudad de Liberec, en Bohemia del Norte.

Los climatólogos checos presentan en un nuevo Atlas del Clima de la República Checa pruebas de que las temperaturas medias en este país van aumentando, apunta el diario Mladá Fronta Dnes. El libro, publicado por el Instituto Hidrometeorológico Checo y la Universidad Palacký de Olomouc, describe el clima en territorio checo basándose en mediciones realizadas entre los años 1961 y 2000.

El cambio del clima lo testimonia, entre otros factores, la distribución de precipitaciones en la República Checa. Por ejemplo, en Moravia del Sur disminuye constantemente la cantidad de las precipitaciones, lo cual puede afectar la agricultura.

22-03-2007