08-03-2007

Mladá Fronta Dnes señala que los científicos checos disponían ya hace más de cuarenta años de un preparado extraordinariamente eficaz contra el cáncer, el Azacytidin, pero las deficientes pruebas imposibilitaron que se dieran cuenta del alcance de su descubrimiento.Tan sólo el profesor Frantisek Sorm publicó al respecto un artículo en la revista científica Collection.

Los científicos checos recibieron hace poco una información impactante:el profesor Peter Jones de la Universidad de Carolina del Sur volvió a sintetizar el preparado según el artículo publicado por el profesor Sorm y lo sometió a intensas pruebas.

Y después llegó el espectacular resultado: el preparado checo representa una base prometedora para la producción del primer fármaco en la historia que no mata las células atacadas por el cáncer, sino que las cura y devuelve a la vida.

Cuando Peter Jones llegó hace poco a una conferencia científica a Praga sorprendió a los científicos checos con su informe sobre las propiedades del Azacytidin. Éstos ya han encontrado en Estados Unidos un laboratorio farmacéutico dispuesto a transformar el Azacytidin en un eficaz fármaco anticancerígeno, puntualiza Mladá Fronta Dnes.

El diario Hospodárské Noviny informa de que el cálido invierno ha disparado en la República Checa en enero y febrero las ventas de motos nuevas en un 64 por ciento en comparación con el mismo período del año pasado. El público puede familiarizarse con nuevos modelos en una exposición en el recinto ferial de Holesovice, en Praga, donde exhibe una nueva máquina también el fabricante checo Jawa Moto.

Hospodárské Noviny adelanta que la nueva moto de cuatro tiempos y con cilindrada de 250 cc sustituirá el clásico modelo de Jawa de 350 cc. La empresa con sede en Týnec ha decidido producir el nuevo modelo porque desde mediados del año pasado la Jawa 350 no puede comercializarse en el mercado checo y otros países de la Unión Europea porque no cumple las normas ecológicas.

"Los checos son más resistentes al contagio con el virus del sida". Así titula uno de sus artículos del suplemento científico el periódico Lidové Noviny en el que señala:

"La incidencia del contagio con el virus VIH es en la República Checa más baja que en los países vecinos. No se han cumplido los temores de que después de 1989 creciera bruscamente el número de personas infectadas. El número relativamente bajo de los contagiados se debe a la menor disposición biológica de los checos de contraer el sida que otros pueblos, dijo a los periodistas el especialista en neurología Rudolf Cerný".

Uno de los factores esenciales del menor número de contagiados entre la población checa es la mutación de uno de los receptores de la proteína en el linfocito en el que penetra el virus. Se estima que entre un 10 y un 20 por ciento de los checos poseen esta favorable mutación biológica. Entre las poblaciones germana y romana la tiene apenas un 5 por ciento de las personas.

08-03-2007