30-01-2007

"Empresa petrolera checa explota crudo en Sudán", "Arquitecto español dará una nueva cara a Karlín" y "Tragedias y alegrías de la vida del compositor Karel Svoboda". Estos son algunos de los temas del resumen de la prensa checa.

El magnate petrolero checo Karel Komárek busca crudo en Sudán, informa en portada el diario económico Hospodárské Noviny. Después de Europa, Asia y América del Norte, África es el cuarto continente en el que entra su empresa KKCG. En los próximos dos años Komárek planea invertir más de 26 millones de dólares en dos yacimientos en las proximidades de la capital de Sudán, Jartum.

En el proyecto participan la empresa estatal sudanesa Sudapet y la compañía pakistaní Zaver Petroleum, con la que Komárek coopera desde hace varios años en la explotación de gas en Pakistán. Los representantes de KKCG consideran las dos localidades africanas como prometedoras. Sudán se sitúa en el quinto lugar en la escala de los mayores productores de petróleo del continente negro.

El diario Lidové Noviny destaca en primera plana que el Gobierno checo prevé modificar a fondo el Código Penal tras cuarenta y seis años. Según el nuevo Código, un asesino podría ser condenado hasta a 20 años de prisión en vez de los actuales 15 años, la responsabilidad penal bajará de los 15 a los 14 años de edad y se introducirá la pena de prisión domiciliaria.

El arquitecto español, Ricardo Bofill, autor del edificio del aeropuerto de Barcelona y de las residencias de Christian Dior y Carier en París, construirá un nuevo edificio administrativo en el antiguo barrio de fábricas praguense, Karlín, apunta Mladá Fronta Dnes. El inmueble Corso II albergará aparte de oficinas, comercios, y restaurantes, un atrio con áreas verdes y un aparcamiento subterráneo de tres plantas.

Ricardo Bofill confesó en Praga que "Karlín, situado entre el río Moldava y la colina Vítkov, resulta extraordinariamente inspirativo para cada artista. El carácter industrial del lugar invita directamente a captar su atmósfera, su ritmo y su imagen". El arquitecto opina que Karlín debería convertirse en un modelo de urbanización para otros barrios capitalinos ubicados fuera del centro.

Casilla postal de Karel Svoboda (Foto: CTK)Casilla postal de Karel Svoboda (Foto: CTK) Todos los diarios nacionales siguen comentando el fallecimiento trágico del compositor checo de la música pop y fílmica, Karel Svoboda, quien se quitó la vida el pasado domingo.

"Un gran obrero de hits. Su vida estaba llena de altibajos - trágicos, así como alegres", así Mladá Fronta Dnes titula su artículo en el que recuerda no solamente los éxitos musicales del compositor, sino también el hecho de que su primera esposa pereció en 1993 de cáncer y que su segunda hija Klára, que tuvo con Vendula Svobodová, murió hace seis años a consecuencia de leucemia.

Vendula Svobodová rechazó las especulaciones de los colegas del compositor de que su esposo hubiera planeado su muerte desde hacía varias semanas, rechazando ofertas de trabajo para enero y febrero. Por el contrario, Karel Svoboda estaba preparando el proyecto europeo "Crimen y Castigo" con el director de cine Roman Polanski, dijo Vendula Svobodová al diario Mladá Fronta Dnes.

"No lo entiendo. Era un luchador. Siempre tenía la sensación de que a pesar de las catástrofes familiares su vida estaba compenetrada por el sol de la alegría", expresó la cantante Marta Kubisová para la que Karel Svoboda compuso los temas inolvidables "Despacho" y "Dejen sonar las campanas".

30-01-2007