19-07-2006

Los diarios checos enfocan hoy diversos aspectos del eventual emplazamiento de una base antimisil estadounidense en el territorio nacional. Un sondeo publicado por el rotativo Mladá Fronta Dnes pone en evidencia que en un eventual referéndum los ciudadanos checos rechazarían la base estadounidense. En un sondeo realizado para este periódico el 83 por ciento de los encuestados dijeron NO a la base.

Mladá Fronta Dnes entrevistó sobre el tema también a los políticos. Jan Zahradník, gobernador de Bohemia del Sur, que milita en el Partido Cívico Democrático de centro derecha opina:

"Quien compara la ocupación de Checoslovaquia por el Ejército Soviético con la posible llegada de los estadounidenses no sabe de qué habla. Moscú no nos preguntó nada en 1968. Por el contrario, la llegada de los estadounidenses está condicionada a nuestro consentimiento".

Jirí Paroubek (Foto: CTK)Jirí Paroubek (Foto: CTK) El primer ministro y presidente del Partido Socialdemócrata Checo, Jirí Paroubek dice:

"En caso de que Estados Unidos decida que el lugar más idóneo para la base es una localidad en la República Checa, surgiría una gran cantidad de puestos de trabajo y al lugar arribarían también inversiones. Sobre una cuestión tan sensible deberían decidir los ciudadanos en un referéndum".

"En Sindelová por la mañana hubo heladas; después llegaron temperaturas tropicales". Bajo este título el rotativo Právo publica en su portada una información sobre los locos caprichos del tiempo en la República Checa:

En la localidad de Sindelová, en la comarca de Sokolov, los termómetros registraron este martes durante un solo día una diferencia de 30 grados en las temperaturas. Mientras que por la mañana el termómetro situado a poca altura sobre el suelo marcaba cero grados, a las cinco de la tarde el mercurio subió a los treinta grados Celsio.

Mladá Fronta Dnes señala en su suplemento económico que sanciones más severas por conducir con una tasa de alcoholemia superior a la permitida han abierto a los fabricantes de cerveza checos un nuevo camino hacia las ganancias: es la producción de la cerveza sin alcohol.

A principios de julio cuando entraron en vigor penas más rigurosas inició la producción de cerveza sin alcohol la cervecería Bernard, de la ciudad de Humpolec. Se trata del décimoquinto productor de esta bebida en la República Checa. La producción de la marca más solicitada de la cerveza no alcohólica, la Radegast Birell, alcanzó el año pasado más de 150 mil hectolitros.

El diario Hospodárské Noviny escribe en su suplemento dedicado a las empresas y los mercados que la producción de componentes para automóviles es una de las ramas más dinámicas de la industria checa. Por ejemplo, siete empresas checas suministran componentes para el modelo Ford Focus. La compañía General Motors adquirió el año pasado para la marca Opel en la República Checa componentes por 425 millones de euros, leemos en Hospodárské Noviny.

19-07-2006