18-04-2006

Bajo el título de "La República Checa pide a la Unión Europea:Endurezcan la política hacia Cuba", el rotativo Mladá Fronta Dnes destaca que el conflicto diplomático con Praga podría volver a Cuba como un bumerán y adquirir una proyección paneuropea. El canciller checo Cyril Svoboda anunció que presentaría el conflicto como tema para ser discutido en el ámbito de la Unión Europea.

En sus páginas de opinión Hospodárské Noviny publica un comentario titulado "Donde tiene Cuba aliados". El analista Martin Ehl escribe:

"Los diplomáticos checos que buscan en la Unión Europea el respaldo para la oposición cubana y que propugnan la postura de rechazo al régimen de Fidel Castro, se sienten solos. En las reuniones de Bruselas les echa una mano de vez en cuando el representante de Eslovaquia, asimismo también manifestaba comprensión Joschka Fischer cuando era canciller alemán y a veces expresan su aprobación a la postura checa los polacos o los británicos".

"Los franceses, los italianos y principalmente los españoles prefieren la posibilidad de birlar los negocios a los estadounidenses en sus narices ya que las firmas de EE.UU. debido al ya anacrónico embargo no pueden hacer negocios en Cuba. El turismo en el Caribe es un negocio muy rentable. Lo comprendió hasta el Ejército cubano que controla la mayoría de los hoteles y agencias de viajes", comenta Hospodárské Noviny.

El diario añade:"El empeño de España de no hacer daño a Castro fue más visible al discutirse el año pasado sobre las sanciones que la Unión Europea podría aplicar contra Castro, y especialmente sobre el apoyo que Bruselas debería dar a los opositores. Los checos salieron de este debate, en comparación con la corriente predominante en la Unión, como radicales anticastristas, incapaces de llegar a un acuerdo en aras de los negocios", opina Martin Ehl en Hospodárské Noviny.

Lidové Noviny informa en primera plana que el ministro de Salud, David Rath, planea la implantación de farmacias de autoservicio para la venta de fármacos corrientes. Según el diario, los diputados del Comité parlamentario de Salud rechazaron este proyecto. El ministro ha preparado, no obstante, una directriz propia que prevé su introducción.

Lidové Noviny señala que el ministro Rath quiere utilizar el nuevo proyecto como instrumento de presión sobre los farmacéuticos durante las negociaciones sobre el margen comercial. A los famacéuticos y a los dueños de las farmacias no les gusta el cambio propuesto por Rath. Alegan que los medicamentos no son productos corrientes y no pueden venderse en autoservicio.

"Los ejecutivos no quieren un Gobierno socialdemócrata". Bajo este título escribe el diario económico Hospodárské Noviny en su portada:

"Aunque la economía está creciendo bajo el gobierno de la socialdemocracia, las élites de ejecutivos checos desean el cambio y se preparan para votar mayoritariamente por el Partido Cívico Democrático. Ello se desprende de una encuesta realizada por Hospodárské Noviny entre los jefes de empresas grandes y medianas".

18-04-2006