03-12-2004

"El Partido Cívico Democrático elegirá al futuro primer ministro". En el artículo que publica en primera plana el rotivo Lidové Noviny leemos:

"Este domingo los checos conocerán el nombre de su probable futuro primer ministro. Desde ya parece seguro al cien por cien que será Mirek Topolánek. Este domingo los cívicos democráticos elegirán en su congreso en Praga a su presidente, el que conducirá al partido a las elecciones legislativas del año 2006. Todas las encuestas y pronósticos indican que en los comicios triunfará el Partido Cívico Democrático," señala Lidové Noviny.

"¡Señor Castro, excarcele a los presos!" Bajo este título publica el diario Mladá Fronta Dnes un artículo del Embajador de la República Checa en Estados Unidos, Martin Palous:

Martin PalousMartin Palous "La Unión Europea discute la posibilidad de reconsiderar la política de puertas abiertas de sus Embajadas en La Habana a los disidentes cubanos y a los familiares de los presos de conciencia. Desde hace algún tiempo, el gobierno cubano da a entender que no está de acuerdo con esta práctica y emite señales de que en caso de cambiar dicha postura comunitaria estaría dispuesto a dialogar con la Unión Europea", escribe Martin Palous.

El diplomático checo destaca que los disidentes cubanos lo siguen con preocupación. Palous cita a Martha Beatriz Roque y Vladimiro Roca quiénes hace unos días advirtieron que siempre que los gobiernos extranjeros aflojen la presión sobre el gobierno totalitario de La Habana las represiones se intensifican.

Palous escribe en el artículo publicado en Mladá Fronta Dnes que algunos políticos europes opinan ilusoriamente que la reanudación del diálogo con el régimen totalitario ampliará a la Unión Europea el espacio para la imposición de intereses económicos y principios democráticos en la Isla.

"La verdad es otra: el cierre de las Embajadas europeas representaría una zancadilla a los disidentes y para Castro sería un mensaje de apaciguamiento," opina Martin Palous.

Regresemos al escenario doméstico. Los diarios informan sobre una nueva propuesta de cómo agilizar los trámites judiciales. El acusador diría al inculpado qué pena va a pedir para él. Si el reo estuviera de acuerdo y confesara la culpa, no sería necesaria la tramitación del caso en la sala del tribunal. De esta manera se procedería al juzgarse delitos menos graves-robos, accidentes de tránsito o gamberrismo.

En el artículo del diario Právo, titulado "El acusado y el acusador podrían llegar a un acuerdo sobre la pena", leemos:

"El conductor que causó un accidente de tránsito está sentado en la oficina del fiscal de Estado y discute con él acerca de la pena que se le va a imponer. Acaban por llegar al acuerdo de que bastará una pena condicionada de algunos meses y la retirada de la licencia de conducir por un año. El juez estudiará el acuerdo y lo aprobará. Y el caso estará cerrado sin dilatados trámites en la sala del tribunal".

Propone este procedimiento una enmienda al Código Penal que han presentado a la Cámara dos diputados por el Partido Cívico Democrático con el objetivo de descongestionar la agenda de los tribunales y agilizar los trámites judiciales. Existe gran probabilidad de que la enmienda sea aprobada, escribe Právo.

03-12-2004