10-02-2004

El presidente de la República, Václav Klaus, goza del mayor nivel de popularidad entre los políticos checos, destaca en portada Mladá Fronta Dnes. El 69 por ciento de los ciudadanos encuestados en un reciente sondeo de opinión, deposita su confianza en el primer mandatario. Klaus superó al hasta entonces favorito, el ministro del Interior, Stanislav Gross.

Klaus logra cumplirse el deseo expresado al asumir el cargo hace un año - "ser presidente de todos", comenta el diario aunque algunos politólogos reprochan al presidente el populismo. Los sociólogos explican el aumento de la popularidad de Klaus con la tradicional confianza en la institución presidencial: "Klaus sabe dirigirse a la gente. Habla de una manera comprensible, se presenta como defensor de los intereses de un país pequeño en medio de Europa que se convierte incontrolablemente en un superestado", escribe Mladá Fronta Dnes.

"¿Vamos a tomar cerveza a la casa del presidente?", se pregunta Lidové Noviny. Los espacios no aprovechados en el Castillo de Praga, sede presidencial, albergarán en el futuro restaurantes con precios favorables o comercios con souvenirs y libros sobre Praga.

"El que los cinco millones de turistas que visitan anualmente el Castillo de Praga, no encuentren ni un lugar donde comprarse un refresco es un fenómeno único en Europa", explica el portavoz de la Cancillería presidencial, Petr Hájek, sobre el objetivo de abrir el monumento histórico a las actividades comerciales. Los ingresos podrían utilizarse, por ejemplo, para la restauración de la Catedral de San Vito, para la que se necesitan 40 millones de coronas, es decir más de un millón de euros.

Tenistas checos en Brno, foto: CTKTenistas checos en Brno, foto: CTK La derrota de los tenistas checos ante los españoles en la primera vuelta de la Copa Davis, disputada el pasado fin de semana en Brno, tiene consecuencias, apunta en su suplemento deportivo Mladá Fronta Dnes. Ayer lunes el presidente de la Unión de Tenis checa, Ivo Kaderka, cumplió sus amenazas y destituyó del cargo al jefe de la comisión de árbitros, Petr Flasar.

"Debido a ellos perdimos millones, en los momentos decisivos nos perjudicaron", declaró Kaderka refiriéndose a los árbitros. "El problema de los árbitros checos consiste en que son exageradamente justos", agregó al respecto el ex capitán del equipo checo en la Davis, Vladislav Savrda.

Para cerrar una curiosidad. Los medios de comunicación checos publicaron hace poco la noticia de que el presidente de Gabón, Omar Bongo, intentó seducir a Miss Perú, que acudió a su país para participar en un concurso de belleza.

El nieto del presidente, Omar Bach, quien desde hace 15 años vive en la República Checa, contempla la posibilidad de presentar una demanda. "Es una mentira", dijo a Mladá Fronta Dnes. Omar Bach estudió en Praga derecho y politología; en la actualidad trabaja por lograr la fundación de una cámara comercial checo-gabonesa.

10-02-2004