26-11-2003

Mladá Fronta Dnes destaca en su portada que el influyente comunista Vojtech Filip es el único diputado de la actual Cámara cuyo nombre se halla en las listas oficiales de los colaboradores de la policía secreta comunista StB.

Mladá Fronta Dnes señala que como vicepresidente de la Cámara de Diputados, Vojtech Filip es hoy en día uno de los representantes de más alto rango en la República Checa. Antes de 1989 fue jurista de la empresa Sfinx, de Ceské Budejovice. En los expedientes de la policía secreta comunista figuraba bajo el seudónimo de Falmer. Entre otras misiones, Falmer seguía a los ciudadanos checoslovacos que mantenían contactos comerciales con empresas occidentales.

El agente Falmer cobraba dinero por su colaboración con la policía secreta. El último honorario lo recibió el 12 de diciembre de 1989.

Mladá Fronta Dnes comenta que Vojtech Filip, alias Falmer, esgrime en su defensa una sentencia del tribunal de 1993 que afirma que su colaboración con la policía secreta comunista no fue consciente.

El rotativo Právo informa en primera plana que el fabricante de automóviles Hyundai decidió no construir su nueva planta en la República Checa. Los surcoreanos instalarán la nueva fábrica en Eslovaquia o en Polonia. Hyundai informó ayer martes sobre su decisión a la agencia gubernamental CzechInvest.

Su director comentó que la vecina Eslovaquia figura entre los finalistas gracias a los impuestos más bajos y a la mano de obra más barata. A su vez, el mercado de Polonia es cuatro veces mayor que el checo.

Lidové Noviny señala que la policía checa pide normas más severas para la tenencia de armas. Se estima que los checos poseen un millón de armas y que la mitad de ellas son ilegales. El jefe de la policía judicial, Petr Zelázko, dijo al diario que deberían ser más rigurosos los chequeos médicos de las personas que solicitan el permiso de portar arma y también la verificación de sus antecedentes penales.

Hospodárské Noviny publica un análisis de la economía cubana. "Economía planificada, ausencia de una moneda plenamente convertible, escasez de mercancías, bajo nivel de vida- así puede caracterizarse el actual estado de la economía cubana", señala el rotativo.

Los expertos coinciden en que la economía cubana atravesó la más grave crisis a principios de los años noventa al desintegrarse la Unión Soviética ya que Cuba dependía del intercambio comercial con la URSS. Según Hospodárské Noviny, la crisis fue agravada por la intensificación del bloqueo que los Estados Unidos habían decretado contra Cuba en los años sesenta. Entre 1989 y 1993, el Producto Interior Bruto de Cuba cayó un 35 por ciento, señala Hospodárské Noviny.

26-11-2003