17-03-2003

Fuerzas armadas de Irak, foto: CTKFuerzas armadas de Irak, foto: CTK Sobre la guerra en Irak se decide este lunes. El Consejo de Seguridad de la ONU tiene la última oportunidad de aprobar la resolución sobre el inmediato desarme del régimen de Saddam Husein, informan en portada todos los diarios. Agregan que este fin de semana, en Portugal, el presidente estadounidense, George Bush, deliberó sobre la situación en Irak con los primeros ministros de Gran Bretaña y España.

Centenares de policías, socorristas y ciudadanos estuvieron buscando este fin de semana a Radim Nemec, un muchacho de ocho años que desapareció el viernes pasado en la aldea Malý Ratmírov, Bohemia del Sur, escriben todos los matutinos. Según fuentes de la policía, la acción de rescate terminó sin resultado alguno.

Saddam Husein, foto: CTKSaddam Husein, foto: CTK Se desconocen los motivos de la desaparición del niño que, según sus padres, no tuvo problemas algunos. Sin embargo, la policía no excluye la posibilidad de que, en relación con las actividades empresariales de su padre, el pequeño Radim fuese secuestrado, informa la prensa.

En la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga se reunieron este fin de semana unas cincuenta personas para protestar contra la entrada de la República Checa en la Unión Europea, escribe Lidové Noviny. Los manifestantes emprendieron después una marcha hacia el Ministerio de RR.EE. checo.

Según la asociación "Ciudadanos contra la Unión Europea", que organizó la protesta, el motivo de la reunión fue recordar el 64 aniversario de la ocupación del país por los nazis. "En aquel entonces la República Checa perdió su soberanía y puede perderla nuevamente con la entrada en la Unión Europea", afirmaron los líderes de la asociación.

Manifestaciones contra la guerra en Irak, Praga, foto: CTKManifestaciones contra la guerra en Irak, Praga, foto: CTK En Praga tuvo lugar este domingo una de las más multitudinarias manifestaciones contra la guerra en Irak. En la Plaza de la Ciudad Vieja se reunieron casi mil personas, informa Právo.

Según el dictamen de arbitraje internacional, la República Checa tiene que pagar una multa de aproximadamente 350 millones de dólares por no haber logrado proteger las inversiones de la compañía norteamericana CME en el canal televisivo privado checo NOVA, controlado por el magnate checo, Vladimír Zelezný. Según escribe Mladá Fronta Dnes, los políticos buscan respuesta a la pregunta de quién es el culpable. Para este fin, los diputados del gubernamental Partido Socialdemócrata proponen crear una comisión de investigación parlamentaria.

La televisión comercial NOVA surgió gracias a las inversiones multimillonarias de la sociedad norteamericana CME. Sin embargo, en 1999 la compañía destituyó a Zelezný, quien fundó una nueva televisión con el mismo nombre - NOVA - pero ya sin los norteamericanos que de hecho perdieron su inversión. Ronald Lauder, dueño de la CME, demandó a Zelezný ante los tribunales.

Vladimír Zelezný, hoy en día senador y un hombre poderoso, rechaza cualquier tipo de responsabilidad. El magnate no posee oficialmente casi ningún patrimonio, puesto que lo transfirió a testaferros. La policía checa sigue investigando a Zelezný por supuestas estafas, apunta Mladá Fronta Dnes.

Este mismo diario publica las opiniones del futuro ministro de Industria y Comercio, Milan Urban, quien aseguró que no prepara cambios personales drásticos en el respectivo ministerio, que encabezará a partir de la semana entrante. Urban afirmó que se empeñará por mejorar el ambiente comercial en el país y se expresó a favor de una dura reforma de las finanzas públicas.

17-03-2003