03-01-2003

Los abruptos cambios del tiempo y el peligro de nuevas inundaciones son los temas que centran la atención de todos los periódicos nacionales. La prensa se refiere también a la planeada huelga de los conductores de tranvía en Praga.

"Por primera vez después de diez años de existencia de la República Checa, los ciudadanos checos votarán en un referéndum", escribe el diario Právo al informar que en junio se efectuará una consulta pública sobre la adhesión de este país a la Unión Europea.

Los políticos coinciden en que en caso de que los checos digan que no, sobre la República Checa se cernirá un claro peligro de aislamiento internacional y el empeoramiento de la situación económica. Algunos opinan incluso que en peligro estaría también la coalición gubernamental de Vladimír Spidla que tiene el ingreso a la Unión como una sus prioridades.

Los políticos apelan por ello a la necesidad de promover una campaña con el fin de convencer a la ciudadanía sobre las ventajas de la adhesión. El presidente del Comité de Exteriores de la Cámara de diputados checa, Vladimír Lastuvka, expresa en Právo sus preocupaciones por el hecho de que en los medios de comunicación se presenten más las facetas negativas del ingreso.

Según los recientes sondeos de la opinión pública, en pro de la adhesión se expresa el 49 por ciento de los checos, mientras que para un resultado positivo del referéndum hace falta que con el ingreso esté de acuerdo la mayoría absoluta de los votantes.

Al tema se dedica también el periódico Hospodárské Noviny que apunta que en los países candidatos en general hay un elevado número de euroescépticos. Esto se debe a que en la mayoría de los casos se trata de países pequeños que han recobrado su independencia recientemente y temen asumir los compromisos que se derivan de su membresía en la Unión.

"Cuando los niños checos van a la escuela, pueden pagarlo incluso con su vida", bajo este título el diario Právo presta atención al peligro al que están expuestos cada vez más los escolares del campo. En la República Checa no existen los autobuses escolares y los niños deben aprovechar por ello las líneas normales que, sobre todo en el campo, son pocas y son además caras. Así, para ahorrar dinero, muchos escolares hacen dedo para ir a la escuela.

Právo advierte que el riesgo de ser víctimas de actos de violencia es enorme. "Los niños del campo son más ingenuos y confiados hacia los adultos que los niños de la ciudad y pueden convertirse más fácilmente en víctimas de pedófilos", subraya en el diario el psicólogo Karel Havlík.

Las rebajas se han apoderado de los centros comerciales, informa la prensa checa y matiza que los precios de la ropa de invierno, de los artículos de electrónica e inmobiliario bajan en más del cincuenta por ciento. Las rebajas iniciadas después de las fiestas navideñas continuarán hasta finales de enero o hasta el agotamiento de las existencias.

Los economistas explican en el rotativo Mladá Fronta Dnes que para los comerciantes resulta más caro almacenar los artículos de la temporada pasada que venderlos con rebaja.

Mladá Fronta Dnes informa también que el premio "El Europeo del Año" fue otorgado por primera vez a un ciudadano checo. Lo recibió Simon Pánek, uno de los ex líderes estudiantiles de la Revolución de Terciopelo que hoy trabaja en la organización humanitaria "Hombre en Emergencia". Durante los diez años de su existencia, la compañía entregó en 25 países ayuda humanitaria equivalente a cien mil millones de coronas, unos 34 millones de euros.

El Premio está concedido por la revista Reader´s Digest a las personas que representan los valores de la civilización europea. "Simon Pánek ha contribuido de manera excelente a la renovación de la democracia y la sociedad civil", dice en Mladá Fronta Dnes una de los organizadores, Viktorie Schmoranzová. El Premio conlleva diez mil euros. Pánek anunció que los entregará al Fondo que sustenta a viudas y huérfanos en Nepal.

03-01-2003