30-08-2002

La situación en el país después de las inundaciones sigue centrando la atención de todos los periódicos nacionales. La prensa se refiere en portada asimismo a la visita del comisario comunitario para la ampliación, Günter Verheugen, a Praga, y advierte que la decisión del Gobierno de aumentar los impuestos encarecerá también los alimentos.

De la planta química Spolana, al norte de Praga, no se escaparon solamente ochenta toneladas de cloro, informan los diarios Lidové Noviny y Mladá Fronta Dnes. La Junta Directiva de la empresa admitió la fuga de toneladas de otras sustancias químicas, rechazó, no obstante, que representen una amenaza para la población y el medio ambiente. Figuran entre ellas diez toneladas de ácido sulfúrico, treinta toneladas de mazut, cincuenta kilos de dicloroetano carcinógeno y más de dos mil toneladas de sulfato de amonio.

Lidové Noviny agrega que quince aldeas cercanas a Spolana acordaron la fundación de una asociación para impedir que la planta reanuda su funcionamiento antes de que se liquiden todos los daños ecológicos. Insisten sobre todo en el saneamiento de las instalaciones contaminadas de dioxinas y mercurio. Los alcaldes de los quince pueblos reaccionaron así a la conducta de los directivos de Spolana que durante las inundaciones tergiversaron informaciones sobre el escape de cloro.

Los periódicos comentan ampliamente los nuevos aspectos del caso de Karel Srba, ex secretario general del Ministerio de Relaciones Exteriores, sospechoso de organizar el fallido intento de asesinato de la periodista Sabina Slonková y acusado de corrupción.

El defensor de Karel Srba sostiene que la presunta cómplice Eva Tomsovicová cambió este miércoles su declaración al desmentir que Srba le hubiera encargado la liquidación física de la periodista. Como la Policía aplicó un embargo informativo sobre el caso, las palabras del defensor no se pueden verificar. El rotativo Mladá Fronta Dnes advierte que si Tomsovicová insiste en ello, desaparece la única prueba contundente contra el ex alto cargo del Ministerio de Exteriores checo.

La República Checa necesita 120 mil vacunas contra la hepatitis tipo A que pudiera brotar como consecuencia de las inundaciones. Sin embargo, el periódico Hospodárské Noviny subraya que ninguna empresa checa produce estas vacunas por lo que deben importarse. El periódico puntualiza que su producción exige enormes y constantes inversiones en tecnologías modernas que las empresas farmacéuticas checas no pueden permitirse.

"¿Necesita un submarino, un tanque, un misil o un helicóptero de combate? ¡Basta con pagar y nosotros se los entregamos!", este fue el eslogan comercial de una banda internacional de vendedores ilegales de armas y municiones, detenida el martes por la Policía checa y alemana.

El rotativo Mladá Fronta Dnes escribe que el jefe de la banda era un ruso con pasaporte canadiense y entre los miembros más importantes figuraron dos ciudadanos checos. La Policía alemana sospecha que las armas y municiones, la mayoría de producción rusa, hayan sido vendidas a países del Oriente Medio e incluso a Iráq y, antes de los ataques terroristas contra Estados Unidos, a Afganistán.

El suplemento cultural del diario Právo informa que el Teatro Nacional, de Praga, iniciará su 120 temporada este domingo con un concierto de beneficencia en homenaje a los socorristas, bomberos y policías destacados durante las inundaciones. En el concierto participarán los actores y cantantes checos más conocidos, de la distribución de los beneficios se encargará el presidente de la República, Václav Havel, y su esposa Dagmar.

El director Daniel Dvorák señaló que también el Teatro Nacional fue afectado cuando el agua inundó sus sótanos, pero que en comparación con otros teatros, los daños resultan menos dolorosos. El Teatro Nacional ha ofrecido refugio a los elencos cuyas instalaciones y escenarios fueron destruidos por las inundaciones.

 

30-08-2002