14-01-2002

Por Elena Horálková

Un grupo de intelectuales y artistas checos formularon una carta abierta en la que critican al presidente de la Cámara Baja, Václav Klaus, por sus estrechas relaciones y apoyo moral brindado al magnate televisivo checo, Vladimír Zelezný, que controla la Televisión comercial NOVA, informa Lidové Noviny. Un tribunal internacional de arbitraje condenó a Zelezný, acusado de estafa, a pagar a la compañía norteamericana CME una indemnización de 25 millones de dólares.

A los signatarios de la carta les molesta que en el curso de las investigaciones de la policía, Klaus recibió a Zelezný y publicó una declaración sobre "la necesidad de proteger la libre empresa". Klaus insistió entonces en que en la República Checa existía la tendencia de hacer de cada empresario un criminal y que una de las manifestaciones negativas de la época era considerar degradante el éxito y la riqueza, recuerda Lidové Noviny.

La Alianza Cívica Democrática, que integra la "Coalición de los Cuatro", no ha logrado cancelar una deuda de casi dos millones de dólares con la Caja de Seguros Checa. El presidente del partido, Michael Zantovský, admitió que no se ha llegado a ningún acuerdo con la dirección de la citada casa bancaria sobre la cancelación de la deuda, escribe Právo.

El diario agrega que este martes se cumplirá el ultimátum, dado por la Unión Democristiana- Partido Popular, para que la Alianza Cívica Democrática solucione la deuda. En caso negativo, los candidatos de la Alianza no figurarán en la nómina para los próximos comicios parlamentarios, insisten los democristianos.

El matutino Mladá Fronta Dnes recuerda que hace un año fueron detenidos en Cuba dos ciudadanos checos: el diputado Ivan Pilip y el antiguo líder estudiantil Jan Bubeník. Ambos fueron tildados entonces por el régimen castrista de "agentes al servicio de EE.UU.", y acusados de participar en supuestas actividades contrarrevolucionarias.

Un año después, Jan Bubeník admite que él y Pilip actuaron con gran ingenuidad y subestimaron los riesgos vinculados con su viaje a Cuba. "La administración cubana sabía de nosotros de antemano y suponía cuál era nuestro propósito", afirmó Bubeník.

Este año tampoco favorecerá a los niños checos, escribe Mladá Fronta Dnes. Según pronostican los sociólogos, también en el 2002 los padres prestarán mayor atención a su carrera profesional que a los niños, lo que seguirá provocando la rebeldía de los pequeños que, a escondidas de sus padres, no van a la escuela prefiriendo pasear por las calles con sus amigos.

En los últimos años, la República Checa fue el país de Europa Central que recibió la mayor cantidad de solicitudes de asilo, matiza Lidové Noviny. Según el último informe de la ONU, Europa Central comienza a convertirse en centro preferido de los solicitantes de asilo de todo el mundo que, hace tan sólo algunos años, centraban su atención en mayor medida en los países de la Unión Europea.

El creciente número de solicitudes de asilo no se debe tan sólo a la crisis en la antigua Yugoslavia. Europa Central atrae cada vez más a ciudadanos de Iraq, Irán, Afganistán y de algunos países asiáticos, informa el diario.

 

14-01-2002