14-11-2001

Por Vít Urban

Todos los diarios checos destacan en portada: el fin del poder de los talibán en la capital afgana, Kabul, y la detención preventiva de Vladimír Zelezný, director del canal televisivo, NOVA.

Kabul cayó, los talibán huyen, pero ¿dónde está Osama Bin Laden? , se preguntan los diarios checos. El editorial de Lidové Noviny constata que la caza al terrorista más buscado y a sus cómplices durará, posiblemente, varios años. Y ello requiere que se tenga paciencia.

El rotativo Mladá Fronta Dnes constata que los talibán se encuentran al borde del colapso, pero que la lucha todavía no ha finalizado. A los aliados les esperan en Afganistán tres graves problemas: la formación de un gobierno integrado por todas las fracciones, la guerra, cuya continuación al sur del país será más complicada, y el hambre, porque el vencedor tiene que suministrar comida a millones de afganos.

El rotativo Právo indica que tras el espectacular ascenso de Vladimír Zelezný al mundo de la televisión puede producirse su brusca caída. Zelezný al frente del mayor canal de televisión del país, materializó con su éxito los sueños de muchos checos, pero ahora se enfrenta a la posibilidad de una caída de consecuencias fatales para su imperio mediático " señala Právo.

El matutino Mladá Fronta Dnes señala que la compañía "Aerolíneas Checas" registró cierto descenso del transporte aéreo tras el 11 de septiembre. En comparación con el año pasado, las ganancias de la compañía checa en el presente año fueron inferiores.

El diario financiero Hospodárské Noviny resalta que en la República Checa disminuye el número de ciudadanos con educación universitaria. Sólo el 11 por ciento de los checos ha cursado estudios en alguno de los centros universitarios del país. El ministro de Educación, Eduard Zeman, explica que esto se debe a que aumenta el número de personas que no pueden estudiar por razones económicas.

Por su parte, el matutino Prazské Slovo publica una serie de artículos con motivo del Día Mundial de los Diabéticos, proclamado por primera vez hace diez años.

En la República Checa padece esta enfermedad el 6 por ciento de la población, mientras que en 1975 el porcentaje era tres veces menor. Casi 700 mil ciudadanos checos se someten a tratamientos médicos regulares. La enfermedad afecta principalmente a las mujeres, apunta Prazské Slovo.

 

14-11-2001