31-10-2001

Por Vít Urban

El Gobierno nos ha puesto la zancadilla, constatan los sindicatos checos al comentar la postergación del aumento de los sueldos de los empleados estatales. El diario Lidové noviny escribe al respecto que los sindicalistas están indignados por el aplazamiento del aumento de los sueldos en el siete por ciento hasta el mes de abril del año próximo, en lugar del mes de enero.

Según el rotativo, a los sindicatos les disgusta no haber sido consultados previamente por el Gabinete antes de que se tomara precipitadamente el lunes pasado esta decisión. El problema está relacionado con los cortes realizados en el proyecto del presupuesto estatal. Los empleados estatales deben contribuir con ello a la aceptación del proyecto en la Cámara Baja en lo concerniente al primer trimestre del próximo año en el que no les será concedido el aumento que les había sido prometido.

Lidové noviny, al igual que otros diarios checos, analiza la agudización de las relaciones entre el Presidente de la República, Václav Havel, y el Primer Ministro, Milos Zeman, que se materializó en la ausencia de Zeman en la ceremonia oficial del domingo pasado en el Castillo de Praga en ocasión de la Fiesta Nacional.

Milos Zeman no asistió al acto oficial explicando que ello se debía a que la Primera Dama, Dagmar Havlová, había declarado hace un año que debido al comportamiento de Zeman respecto a su esposo, Václav Havel, en la controversia surgida en lo concerniente al nombramiento del nuevo gobernador del Banco Nacional, "nunca más le estrecharía la mano".

Lidové noviny constata al respecto que "entre Zeman y Havel estalló la guerra fría", y que con la excepción del período de seis meses del Gobierno del ex primer ministro Josef Tosovský, en 1998, Václav Havel se encuentra en pelea permanente con los jefes de gabinete desde 1993. Al adversario principal del presidente, Václav Klaus, se sumó desde el año pasado también su sucesor, Milos Zeman.

La opositora Coalición de los Cuatro cuenta con la mayor intención de voto, pero está perdiendo simpatías, resalta el periódico Prazské Slovo al comentar los recientes sondeos de la opinión pública checa. Aunque encabeza la lista de preferencias con un 16 por ciento de simpatizantes, del Partido Cívico Democrático la separan sólo un dos por ciento y del gubernamental Partido Socialdemócrata el cuatro por ciento. Por su parte, los comunistas con el 13 por ciento de intención de voto constituyen la cuarta formación política checa que puede esperar entrar nuevamente en la Cámara Baja.

El piloto-suicida, Mohamed Atta que realizó el once de septiembre el ataque terrorista contra una de las Torres Gemelas en Nueva York había visitado varias veces a la República Checa, entrevistándose aquí no con un solo espía de Irak, sino con dos " informa en portada el diario financiero Hospodárské Noviny. Todo indica que Atta pasó en este país mucho más tiempo de lo que fue dado a conocer oficialmente, destaca el periódico.

Por su parte, el semanario Respekt dedica uno de sus comentarios a la próxima presidencia de España en la Unión Europea. El semanario constata que los españoles consideran a la República Checa como uno de los principales países candidatos. Esperan que, al igual que ellos, también la República Checa tendrá suficiente voluntad para negociar condiciones favorables para su adhesión. "El ejemplo de España que se convirtió de „outsider" en un Estado de gran prosperidad, puede servir a los checos de estímulo alentador," subraya Respekt.

 

31-10-2001