14-06-2001

Por Pavla Jedlickova

La prensa checa presta atención hoy a la cumbre de los jefes de Estado y Gobierno de los países miembros de la OTAN que se efectuó este miércoles en Bruselas y que decidió sobre la segunda ola de ampliación de dicho ente. Los periódicos se refieren también a las medidas que se han adoptado en la República Checa tras haberse confirmado la enfermedad de las vacas locas en este país.

El periódico Ceské slovo señala que la decisión de la Oficina Estatal de Veterinaria checa de someter a todo el ganado bovino mayor de treinta meses a los tests priónicos, no debería influir sobre el precio de la carne de res en la República Checa.

El diario informa también que dicho organismo prohibió utilizar en la industria cárnica los órganos de vacunos que representen peligro para la salud, tales como son la médula espinal, el cerebro, los ojos y el bazo.

"Después de largos años de espera, la República Checa recibirá una parte del dinero que le debe Rusia", escribe en portada el matutino Lidové Noviny, informando que se ha llegado a un acuerdo este miércoles en Petersburgo durante la reunión entre los primeros ministros de ambos países, Milos Zeman y Mijail Kasianov.

De 3,6 mil millones de dólares, la Federación Rusa devolverá a la República Checa aproximadamente una cuarta parte, es decir, casi mil millones de dólares. La mayor parte de la deuda rusa surgió cuando la Checoslovaquia de entonces era, como uno de los estados satélites de la Unión Soviética, miembro del Pacto de Varsovia.

Se ha abierto la posibilidad de que a los descendientes de la estirpe noble de Des Fours Walderode se les restituyan los bienes que poseían en las regiones checas de Jablonecko y Semilsko y que les habían sido confiscados en 1945 a base de los decretos del entonces presidente checoslovaco, Edvard Benes.

El rotativo Mladá fronta Dnes informa que el Tribunal Constitucional dictó que el fallecido Karel Des Fours Walderode, patriarca de la familia, tenía la ciudadanía checa en el momento de solicitar la restitución de sus propiedades. Este elemento es la condición clave para que los descendientes puedan recuperar sus bienes en la República Checa. El caso Des Fours Walderode será tratado ahora por instancias inferiores.

Diecisiete refugiados de la India habrían fallecido al tratar de pasar ilegalmente las fronteras checo-eslovacas. El diario Právo escribe que los "pasafronteras" abandonaron a los hindúes en la orilla eslovaca del río Morava, frontera natural entre ambos países, y luego los hindúes intentaron atravesar el río desbordado. La Policía Eslovaca detuvo a tres refugiados y encontró el cadáver de uno; se desconoce el destino de otros diecisiete.

El periódico Hospodárské noviny se refiere al tema de la drogadicción. El psicólogo Jirí Presl, de Drop In, centro que ayuda en Praga a los drogadictos, senala que en el futuro próximo aumentará en la República Checa el número de dependientes seropositivos o contagiados de otras enfermedades graves.

Presl advierte también sobre el peligro de que se endurezcan aún más las guerras por los territorios entre los narcotraficantes. El periódico subraya asimismo que crece el número de jóvenes que están en contacto con drogadictos, recibiendo de ellos consejos como que "tomar drogas está bien".

 

14-06-2001