23-01-2001

Por Pavla Jedlickova

El caso de los dos checos encarcelados en Cuba sigue acaparando la atención de todos los rotativos del país. La prensa nacional sigue informando en primera plana también sobre la huelga de una parte de empleados de la Televisión Checa y señala que la epidemia de gripe ya se ha propagado a todos los rincones del país.

El consorcio mexicano Nemak, productor de cabezales para automóviles, decidió el año pasado construir su única filial en Europa en las cercanías de Pilsen, metrópoli de Bohemia Occidental. A esto se opusieron categóricamente los ecologistas, alegando que la construcción de la empresa mexicana deteriorará el medio ambiente en esa localidad. Nemak considera por ello la posibilidad de trasladarse a otra zona industrial del país; hecho que comenta ampliamente el diario financiero Hospodárské Noviny.

Un suplemento especial de Hospodárské Noviny evalúa positivamente la rentabilidad de las zonas industriales creadas en los últimos tres años en la República Checa. El Ministerio de Industria y Comercio checo ha creado por el momento las condiciones para la habilitación de zonas industriales en una superficie de 630 hectáreas, que deberían proporcionar más de 31 nuevos puestos de trabajo.

A este tema se dedica también el periódico Ceské Slovo, refiriéndose al nuevo parque industrial de 32 hectáreas en la ciudad de Slaný, a 30 kilómetros de Praga. La primera empresa en manifestar el interés por invertir en Slaný ha sido la Mitsubishi, que planea producir allí motores de arranque para las fábricas automovilísticas de toda Europa. El periódico subraya que la proximidad con la capital checa, la autopista y el aeropuerto, constituyen algunas de las ventajas para las empresas que se instalen en esta ciudad industrial.

Las fuertes nevadas paralizaron este lunes la circulación en el país y causaron un gran número de accidentes mortales. El diario Právo apunta que las autoridades responsables por el mantenimiento de las carreteras tuvieron que declarar estado de emergencia en varias regiones checas e incluso cerrar temporalmente un tramo de la ruta internacional E 55 en Bohemia del Norte.

El número de robos en la República Checa desciende, pero la Policía no logra capturar a gran parte de los delincuentes, esto se desprende de datos facilitados por fuentes policiales al matutino Lidové Noviny. Cada año son víctimas de atracos unas 180 mil personas y son robadas cerca de 80 mil viviendas, pero la Policía logra detener tan sólo a uno de cada 16 ladrones.

Sin embargo, no todas las regiones tienen el mismo índice de atracos. El mapa de robos revela que, debido a una enorme concentración de gente, el primer lugar en la tasa de robos lo ocupa Praga que se ha convertido en un verdadero "paraíso para los ladrones". La más segura es, por el contrario, Bohemia del Sur.

El periódico Ceské Slovo escribe que a principios del mes próximo será abierto en el antiguo barrio industrial de Karlín, Praga, un nuevo centro administrativo y comercial denominado Corso Karlín. El complejo es el resultado de la amplia reconstrucción de 18 casas, según el plan del renombrado arquitecto espanol, Ricardo Bofill.

El diario enfatiza que este arquitecto procedente de Barcelona, que se especializa en la renovación de edificios industriales antiguos, en 1999 reconstruyó en Karlín una fábrica de maquinaria, y planea construir viviendas en este barrio, además de otros edificios administrativos.

 

23-01-2001