18-01-2001

Por Eva Manethová

Todos los rotativos nacionales prestan una extraordinaria atención al caso de los ciudadanos checos Ivan Pilip y Jan Bubeník, detenidos en Cuba y acusados por el periódico oficialista Granma de ser espías al servicio de Estados Unidos.

El diario financiero Hospodárské Noviny destaca en primera plana que el presidente checo Václav Havel cursará probablemente una petición personal al Papa Juan Pablo II solicitando su mediación en el conflicto checo-cubano. El rotativo Mladá Fronta Dnes informa que el Gobierno cubano rechazó las dos notas de protesta de la cancillería checa que exigen la puesta en libertad de Ivan Pilip y Jan Bubeník.

Mladá Fronta Dnes cita al disidente cubano Elizardo Sánchez quien comentó que el traslado de los dos checos a la cárcel para presos políticos en Villa Marista refleja el endurecimiento de la postura del régimen de Fidel Castro.

El rotativo Lidové Noviny informa que las autoridades cubanas amenazan con que los dos ciudadanos checos no serán juzgados por un tribunal corriente sino por un Tribunal Revolucionario. El mismo diario destaca en portada que las condiciones en las cárceles cubanas son espantosas.

El periodista independiente Pedro Argüelles, quien conociera como preso de conciencia la cárcel de Ciego de Ávila, dijo a Lidové Noviny que la situación en las prisiones es pésima: deficiente alimentación, espeluznantes condiciones higiénicas, vejámenes y palizas. No obstante, el opositor Marcelo López comentó al diario checo que la situación de los extranjeros reclusos suele ser mejor que la de los disidentes cubanos.

El rotativo Ceské Slovo destaca en primera plana que ayer miércoles Ivan Pilip y Jan Bubeník estaban por sexto día consecutivo entre rejas sin que les fuera presentada una acusación oficial. Los detenidos no han podido consultar a un abogado, enfatiza el diario.

El diplomático Ondrej Kasina dijo a Ceské Slovo que los ciudadanos checos no corren peligro de ser objeto de violencia física por parte de la policía cubana. El viceministro de RR.EE checo, Hynek Kmonícek, declaró por su parte que de las informaciones de personas que pasaron en Cuba por una situación similar a la de Pilip y Bubeník, puede concluirse que los reclusos extranjeros reciben en Cuba un trato correcto.

Igualmente, los rotativos checos publican hoy informaciones sobre la situación de los disidentes cubanos.Según el diario Ceské Slovo, la persecusión desencadenada contra los opositores recuerda los métodos de intimidación utilizados por la policía secreta en la Checoslovaquia comunista.Un grupo de agentes secuestró el martes en Cuba al disidente Juan González, quien es ciego y lo dejó abandonado y sin documentos a varias decenas de kilómetros del centro urbano más cercano.

En el ámbito nacional, los rotativos informan sobre la crisis en la Televisión Checa. Como un "acto terrorista" calificó el diario Mladá Fronta Dnes la ocupación de las oficinas del directorio del ente público por una parte de los trabajadores en huelga quienes instalaron además a Ladislav Paluska en el puesto de director.

"Funcionarios pusieron en peligro la vida de los soldados." Bajo este título Mladá Fronta Dnes informa que el Ministerio de Defensa checo demoró cinco años en reconocer que había adquirido paracaídas defectuosos. Un soldado ya pagó con su vida por este deficiente equipamiento, el Estado invirtió más de 200 millones de coronas, equivalentes a 5 millones de dólares, por este tipo de material militar y el Ejército ya paga con su prestigio, pues las unidades élite de intervención rápida, destacadas para la OTAN, hoy carecen de paracaídas.

 

18-01-2001