13-12-2000

Por Elena Horálková

Todos los rotativos comentan la elección del ex-ministro de Justicia, Otakar Motejl al cargo de defensor del pueblo de la República Checa, así como la continuación del caso del recluso Jirí Kajínek, capturado por la policía checa 40 días después de haber escapado de la penitenciaría de máxima vigilancia de Mírov. Los rotativos informan también sobre la destitución del director de la Televisión Checa, Dusan Chmelícek.

 

Hospodárské Noviny opina que la tarea primordial del primer defensor del pueblo checo, Otakar Motejl, consistirá en ganarse la confianza y el respeto de la ciudadanía. Motejl tendrá que convencer también a sus adversarios políticos, sobre todo a los del Partido Cívico Democrático que se oponían a la institución del cargo de ombudsman en la República Checa.

Surge también la pregunta de si el defensor del pueblo ayudará a la ciudadanía en su constante lucha con la tan extendida y, sobre todo, rutinaria burocracia. La República Checa necesita al ombudsman, sin embargo, sería erróneo pensar en él como en una hechicera que constantemente hace milagros, puntualiza Hospodárské Noviny.

 

El rotativo Pravo aplaude la elección de Otakar Motejl quien, según opina, es la única persona capaz de desempeñar el cargo del defensor de pueblo en la República Checa. Hemos demostrado al mundo que después de diez años de democracia hemos encontrado por fin a una persona con tanta autoridad y buena fama que, sin vacilar, puede tomar en sus manos el cetro del defensor del pueblo, constata el diario.

 

El matutino Mladá Fronta Dnes califica la destitución del director de la Televisión Checa, Dusan Chmelícek de una noticia no muy buena. Según el diario, Chmelícek no logró convencer al Consejo de la Televisión Checa de sus capacidades de dirigir este importante medio de comunicación nacional. Ni el contenido de la programación había mejorado bajo su dirección, constata Mladá Fronta Dnes, agregando que, sin embargo, Chmelícek no tuvo a disposición ni siquiera un año para demostrar plenamente sus capacidades.

Para ninguna empresa es conveniente que sus jefes se alternen constantemente. Menos todavía para un empresa tal como lo es la televisión pública. El constante cambio de directores podría crear una atmósfera de inseguridad con la consecuente paralización del funcionamiento de este medio. Esperemos que el Consejo de la Televisión Checa sepa lo que hace y tenga preparado ya a un nuevo candidato para el cargo de jefe de la Televisión Checa, puntualiza Mladá Fronta Dnes.

 

También Lidové Noviny constata que Chmelícek tuvo poco tiempo para imponer los cambios que había previsto. Realizar la reconstrucción de un coloso tan grande como lo es la Televisión Checa requiere, como mínimo, tres o cuatro años. Buenos resultados concretos en tan poco tiempo podría tener sólo un genio, pero ése no ha nacido todavía, matiza el diario.

 

Ni dos semanas faltan para las fiestas de Navidad. No obstante, el estado del tiempo en la República Checa es más bien primaveral. La temperatura se mantiene constantemente alrededor de los 10 grados sobre cero, lo que crea pánico entre los hortelanos, escribe en su portada Mladá Fronta Dnes y agrega que resulta un tanto cómico ver que, a pesar de la aproximación del fin de año, en lugar del frío y la nieve los finqueros cortan el césped y la gente va a los bosques a buscar hongos.

Los meteorólogos aseguran que el tiempo es anormal para estas fechas. Los amantes de los deportes invernales están desesperados, al igual que la gente que contaba con pasar las fiestas de fin de año esquiando en las montañas. Y los pronósticos no son optimistas en este sentido. En las zonas montañosas de la República Checa no hay nieve, ni tampoco caerá en los próximos días, aseguran los meteorólogos.

13-12-2000