11-10-2000

Por Pavla Jedlickova

El tema de la activación de la central electronuclear checa de Temelín aparece, por supuesto, en primera plana en todos los periódicos nacionales.

El rotativo Mladá Fronta Dnes publica una foto de los cuatro bloques de la planta, así como una imagen de uno de los pasos bloqueados en la frontera checo-austríaca, en el que adversarios de Temelín portan una pancarta con un cita de la Biblia, usada con ironía: "Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera". Con esto los manifestantes dan a entender que lo que es bueno para unos no necesariamente es bueno para todos.

Al referirse al caso Temelín, el matutino Lidové Noviny centra la atención sobre todo en el acto de arranque de la central transmitido en directo por la Televisión Checa, subrayando que éste se convirtió en un desfile del oficialismo checo, y apostillando: "Cuando hace quince años fue activada otra central nuclear checa, la de Dukovany, ni siquiera los dirigentes comunistas sintieron la necesidad de glorificarla como lo hicieron hace dos días políticos democráticos".

Los periódicos informan del siniestro de dos cazas Mig-21 en el que perdieron la vida dos pilotos experimentados. Bajo el título "Los pilotos tienen miedo de los ataúdes volantes" el diario Právo trata de responder al porqué se estrellan con tanta frecuencia los aviones militares en la República Checa. Varios pilotos entrevistados por el diario coinciden en que la causa reside en los cazas anticuados de producción soviética conocidos por su manejo difícil y malas capacidades de maniobra.

Otro de los temas ampliamente comentados es el crecimiento de la industria y de la productividad del trabajo registrado últimamente en este país. "La República Checa se convierte en un país de turismos y televisores", escribe Mladá Fronta Dnes, senalando que son precisamente las empresas que producen estos bienes de consumo, las que contribuyen decisivamente al crecimiento de la industria nacional en un 11%.

De los datos publicados por el rotativo se desprende que los sectores que acusan un desarrollo más espectacular, son la producción de medios de transporte y la electrónica. El economista Pavel Capouch opina que detrás de este crecimiento se hallan, sobre todo, las empresas con participación extranjera. El matutino Lidové Noviny agrega al respecto que el crecimiento industrial se refleja también en el aumento de la productividad de trabajo y de los salarios.

El levantamiento de las sanciones contra la Federación Yugoslava fue para las empresas checas como el disparo de salida de una carrera. El diario Ceské Slovo senala que Chequia ha puesto de manifiesto un interés enorme por el regreso de sus empresas a los mercados yugoslavos abandonados, por la mayoría de éstas, tras estallar el conflicto militar entre el régimen de Slobodan Milosevic y la OTAN.

Según declara en el diario Jirí Kalach, director de la Cámara de Comercio de Bohemia del Norte, su misión comercial se encuentra en Belgrado desde el domingo, negociando contratos para el montaje de equipos de comunicación y de senalización del tráfico rodado y ferroviario. También las empresas de la construcción checas ofrecen en Yugoslavia sus servicios y el holding de maquinaria Skoda Pilsen acaba de firmar un contrato para la terminación de la central térmica Kolubara B.

11-10-2000