Policías cobraban por prestar servicios a compañías cinematográficas

01-08-2011

Un total de 18 policías fueron suspendidos por sospechas de abuso de poder y corrupción; representantes de las diferentes iglesias y congregaciones que funcionan en el país proponen separarse del Estado dentro de 30 años; empresa de transportes quiere introducir autobuses de lujo en rutas de larga distancia.

Los principales diarios prestan atención al nuevo escándalo protagonizado por la Policía. El Departamento de Inspección Interna ordenó la detención y suspensión de 18 agentes de Policía, sospechosos de abuso de poder y corrupción.

Según informaciones de la portavoz de la Policía, Radka Sandorová, los agentes vendían sus servicios a las compañías cinematográficas que necesitaban, por ejemplo, limpiar una calle de automóviles para una filmación.

Se encargaban de la seguridad, pero a cambio de dinero. Los policías utilizaban sus uniformes y armas reglamentarias en actividades fuera de sus jornadas laborales.

La Inspección descubrió que muchos policías “caían enfermos” para poder prestar servicios durante el rodaje de alguna película. La mayoría de los policías son de Praga y algunos de la región de Bohemia Central. En los próximos días se iniciará un proceso contra ellos por incumplimiento de obligaciones y enriquecimiento ilícito.

En sus secciones internacionales, todos los periódicos informan que los políticos estadounidenses lograron un acuerdo para evitar la quiebra del país.

 

Barack Obama, foto: ČTKBarack Obama, foto: ČTK El presidente Barack Obama y los principales líderes demócratas y republicanos anunciaron, después de intensas negociaciones, que habían logrado un acuerdo que evita que Estados Unidos se declare en suspensión de pagos.

No obstante, el compromiso alcanzado, que permite al Gobierno elevar el límite de deuda a cambio de fuertes recortes del gasto público, tiene todavía que ser aprobado por el Senado y por la Cámara de Representantes.

 

Jiří Besser y Miroslava Němcová, foto: ČTKJiří Besser y Miroslava Němcová, foto: ČTK La separación de la Iglesia y el Estado es uno de los temas abordados por el diario Lidové Noviny, que informa que representantes de las iglesias piden al Gobierno que la separación se efectúe dentro de 30 años.

Esto significa que durante las próximas tres décadas el Estado seguirá cubriendo parte de los gastos de las iglesias, al tiempo que la pendiente devolución de las propiedades, confiscadas por los comunistas, se llevará a cabo a partir de cumplido ese plazo.

El ministro de Cultura, Jiří Besser, encargado de las negociaciones con las iglesias, adelantó que se trata de un gesto muy importante en momentos en los el que el Gobierno aplica una política económica de recortes.

El Partido Asuntos Públicos (VV), el menor de la coalición de Gobierno, sostiene que no es posible devolver a las iglesias todas las tierras e inmuebles confiscados.

A los políticos de esa formación les parece que el monto de la reparación económica solicitada por las iglesias, por más de 2.000 millones de euros, es demasiado alta, por lo que piden nuevas negociaciones.

 

La empresa de transporte de pasajeros Student Agency anunció que pondrá autobuses de lujo en las rutas de larga distancia, como por ejemplo entre las ciudades de Praga y Brno.

Los dueños de la empresa aseguran que viajar en sus autobuses será igual o mejor que en avión. Además de las azafatas, bebidas y prensa, los viajeros disfrutarán de asientos con monitores incorporados para ver alguna de las 50 películas o series de TV que tendrán a disposición.

Conectores para cargar los teléfonos celulares o computadoras ayudarán a hacer más placentero el viaje. La empresa planea comprar 20 de estos autobuses y por el momento no se cuenta con ningún aumento del precio del billete, subraya Mladá Fronta Dnes.

01-08-2011