Libia debe 190 millones de euros a Chequia

23-02-2011

Libia debe a Chequia unos 190 millones de euros; Škoda Auto quiere ofrecer un nuevo modelo cada seis meses; la Biblioteca Nacional pondrá en marcha un gigantesco proyecto digital.

Albatros L-39Albatros L-39 Durante el régimen comunista, Checoslovaquia y Libia mantuvieron estrechas relaciones políticas y comerciales. Expertos checos viajaban a Libia, mientras que soldados libios recibían adiestramiento en la academia militar de la ciudad de Brno.

Después de la derrota del comunismo en 1989, las relaciones entre ambos países prácticamente desaparecieron, quedando una deuda de unos 190 millones de euros que debe Trípoli a Praga, informa el diario Mladá Fronta Dnes.

En los años de ‘hermandad’ los checos construyeron en Libia un aeropuerto, una fábrica de repuestos y un centro para la reparación de los aviones Albatros L-39 de producción checa.

El ex jefe del Estado Mayor del Ejército checo, Miroslav Vacek, recordó que los libios no ponían obstáculos a la hora de pagar, que eran buenos socios comerciales.

Checoslovaquia construyó además una fábrica de repuestos para los tanques T-54 y T-55. El gobierno comunista vendió a Libia 180 aviones Albatros L-39 y centenares de tanques, recordó el general retirado.

Muammar al-Gaddafi, foto: ČTKMuammar al-Gaddafi, foto: ČTK En el momento de mayor auge de las relaciones, Praga tuvo en Libia a unos 600 instructores militares y cerca de 500 médicos y enfermeras. En el ámbito civil, los checos construyeron también una fábrica de cemento, que al igual que las otras construcciones han dejado de funcionar, debido a la mala gestión del régimen de Gadafi.

El diario Mladá Fronta Dnes informa que además de Checoslovaquia otros países participaron en los programas de ayuda militar a Libia. Por ejemplo, Polonia, Francia, China y la Unión Soviética que vendió armas por unos cinco mil millones de dólares.

 

La factoría automovilística Škoda Auto anunció que ofrecerá un nuevo modelo cada 6 meses. El objetivo de la empresa es duplicar su producción y vender un millón y medio de vehículos al año, a partir de 2018, informó Hospodářské Noviny.

En los últimos 5 años Škoda presentó 7 nuevos modelos. Personeros de la compañía informaron que para finales de año sacarán al mercado un coche pequeño, que se fabricará en Bratislava. Se tratará del primer Škoda producido fuera de la República Checa.

Otras de las novedades de Škoda Auto es el cambio del logotipo que llevarán los automóviles a partir del próximo año, indica Hospodařské Noviny.

 

La Biblioteca Nacional también anuncia cambios. En cooperación con la Biblioteca de Moravia la apuesta va por la digitalización de medio millón de volúmenes.

El nuevo proyecto que se conocerá como la Biblioteca Digital Nacional, pretende ofrecer al público la posibilidad de acceder a libros completos desde la comodidad del hogar, por medio de Internet.

Ya en el país funcionan proyectos similares, que facilitan la lectura de publicaciones periódicas, escritos históricos y mapas, con un total de 40.000 títulos.

El nuevo proyecto es mucho más ambicioso ya que un periodo de 9 años quiere digitalizar medio millón de libros que los usuarios podrán bajar gratuitamente desde su casa.

Surge un problema. Los libros gratuitos deben ser de autores fallecidos como mínimo hace 70 años. Eso significa que los libros nuevos a disposición de la biblioteca habrá que sacarlos personalmente con carné de lector.

Aún así los especialistas y el público en general saludan lo generoso del proyecto que facilitará a estudiantes y expertos el acceso a importantes obras desde cualquier parte del mundo, sostiene Mladá Fronta Dnes.

23-02-2011