La crisis de Hollywood golpea también a los estudios checos

25-01-2010

Los apuros de la industria cinematográfica checa, los escasos conocimientos de algunos líderes políticos sobre las cuentas estatales y los esfuerzos del Ministerio de Educación por un lenguaje menos discriminatorio en las escuelas son algunos de los temas de la prensa checa de este lunes.

El diario Mladá Fronta Dnes comenta la situación de la industria cinematográfica checa, visiblemente afectada por la reducción de producciones llevadas a cabo por Hollywood. Y es que la supervivencia de estudios como el de Barrandov depende en gran medida de las películas extranjeras rodadas en la República Checa.

Para atraer a las productoras, el Gobierno se prepara para poner en marcha una medida que garantizaría la devolución de un 20 por ciento de los gastos de cualquier película rodada en el país. De esta manera se espera garantizar la permanencia de unos 2.500 puestos de trabajo, entre actores, figurantes y técnicos.

Mladá Fronta Dnes presenta también en sus páginas un pequeño examen que hizo a los líderes de los principales partidos para comprobar sus conocimientos acerca de las cuentas del Estado. El resultado deja bastante que desear.

En total se trataba de cinco preguntas, que abarcaban desde a cuánto asciende el déficit estatal a cuántos funcionarios hay en la República Checa. El mejor parado fue el líder comunista, Vojtěch Filip, que acertó cuatro. Le siguen Mirek Topolánek, del Partido Cívico Democrático, Ondřej Liška, de los Verdes y Karel Schwarzenberg, de TOP 09. Los tres con tres respuestas acertadas.

El líder socialdemócrata, Jiří Paroubek, solo respondió correctamente a una pregunta, la del endeudamiento del Estado. El presidente de los democristianos, Cyril Svoboda, no supo contestar a ninguna.

En Právo se llama la atención sobre el manifiesto publicado por el Ministerio de Educación checo en el que se aconseja el uso de un lenguaje no discriminatorio en manuales y centros educativos. Se trata de la primera iniciativa en este sentido que se da en la República Checa.

El idioma checo, al igual que el español, tiene género masculino y femenino, usándose el masculino para generalizar. Es decir, cuando se habla de “los científicos” se incluye también a las científicas. Para el Ministerio se trata sin embargo de una manera de fomentar la desigualdad de sexos.

Así, por ejemplo, en lugar de “los científicos”, se recomienda decir “la ciencia”, en lugar de “los médicos”, “la medicina”, y así un largo etcétera, incluyendo muchas palabras que son iguales para ambos géneros pero que en el checo cotidiano apenas se usan.

Por último, el tema de portada de Hospodářské Noviny es el plan de ahorro propuesto por el ministro de Finanzas, Eduard Janota, destinado a preparar al país para la llegada del euro. Y es que la República Checa, con un déficit del 6,6 por ciento del PIB, se encuentra todavía lejos del tres por ciento que marcan los criterios de convergencia.

El plan de Janota consiste básicamente en mayores impuestos, la congelación de las ayudas sociales y los sueldos de los funcionarios, y la reducción de la burocracia estatal. El objetivo es ahorrar 3.800 millones de euros para 2016, aunque según el ministro, si el futuro Gobierno pone la voluntad suficiente, la República Checa podría estar lista para el euro en 2013.

25-01-2010