La corrupción en Chequia ha aumentado, según Transparencia Internacional

27-10-2010

La mala posición de la República Checa en el informe de Transparencia Internacional, la falta de renovación en el Partido Cívico Democrático y el truco del Gobierno para evitar ser fiscalizado por un Senado de izquierdas son algunos de los temas de la prensa checa de este miércoles.

Hospodářské Noviny llama la atención sobre el acusado descenso de la República Checa en el ránking de corrupción elaborado por Transparencia Internacional. Según los datos de 2010, el país ha empeorado, pasando del puesto 52 al 53, por detrás de la mayor parte de los países de la Unión Europea y en peor posición, por ejemplo, que Polonia, Costa Rica o Arabia Saudí.

El periódico relaciona este aumento relativo de la corrupción a la figura de la Fiscal General del Estado, Renata Vesecká, a la que acusa de haber sido ineficaz durante los últimos cinco años. Al comienzo de su mandato, Chequia estaba en el puesto 47 de la tabla.

Vesecká ha emprendido muchos juicios pero no ha conseguido condenar a nadie, es más, en el caso del antiguo viceprimer ministro, Jiří Čunek, intervino para que el político no acabara ante los Tribunales, critica el diario.

 

Mladá Fronta Dnes dedica su atención al desarrollo de las negociaciones para formar gobierno en los Ayuntamientos checos, después de las elecciones municipales. En opinión del periódico, el Partido Cívico Democrático (ODS) no está experimentando la renovación prometida por su líder, Petr Nečas, y en los consistorios permanecen los políticos de siempre.

Petr Nečas, foto: www.vlada.czPetr Nečas, foto: www.vlada.cz Aunque duramente castigado en las elecciones por su electorado, que ha preferido otras formaciones de derecha, el Partido Cívico Democrático no está haciendo limpieza en sus agrupaciones locales, según el diario. Es más, prefiere pactar con los Socialdemócratas, en la otra orilla del espectro político, para permanecer en el poder.

De hecho parece que la coalición rojiazul será la solución para gobernar en ciudades como Brno o Tábor, y no se descarta en Praga. Mladá Fronta Dnes comenta que a Nečas le gustaría renovar caras a nivel local, pero se lo impide el Consejo Ejecutivo de la formación. El periódico achaca el revés electoral de los cívico-demócratas a la imagen de clientelismo y de conexiones con el mundo empresarial que tiene entre sus votantes.

 

Y siguiendo con política, Právo informa de cómo el primer ministro, Petr Nečas, piensa saltarse el poder del Senado, ahora en manos de los Socialdemócratas. La semana que viene tratará de aprobar un paquete de recortes consistente en la modificación de los subsidios por dar a luz, maternidad, desempleo y ahorro para la vivienda.

Y es que los diputados de la coalición gobernante han aprobado una disposición que declara el estado de emergencia legislativa para la semana que viene, entre el 1 y el 5 de noviembre. Así pues, estas cuatro enmiendas de ley podrán ser aprobadas en modo express, en un solo día, y enviadas al Senado ahora que la derecha todavía tiene mayoría en él.

En este estado de emergencia legislativa, el Senado solo tendrá diez días para revisar y ratificar las leyes. Teniendo en cuenta que los nuevos senadores tomarán posesión de su mandato el 13 de noviembre, es muy probable que estos cuatro recortes del sistema social checo sean finalmente aprobados por la vía rápida.

27-10-2010