Klaus cree que agricultores españoles son víctimas de una campaña intencionada

03-06-2011

Presidente Klaus criticó la histeria de los pepinos; la disputa de Chequia con la empresa Diag Human no tiene fin; el Estado checo emprende pasos para proteger sus inversiones en el exterior. Estas y otras informaciones aparecen en la prensa checa este viernes.

Václav Klaus, foto: Archivo del Gobierno ChecoVáclav Klaus, foto: Archivo del Gobierno Checo El presidente checo, Václav Klaus, considera que la histeria en Europa en torno a la supuesta contaminación de los pepinos de España por la bacteria E.coli fue provocada intencionadamente, escribe Právo.

Los especialistas en Alemania, así como en Chequia confirmaron que la bacteria, que ha afectado ya a miles de personas en Europa, no proviene de los pepinos.

El presidente Klaus criticó la campaña de los pepinos contagiados y sostuvo que los productores de estas hortalizas son víctimas inocentes de una lucha entre comerciantes por dominar el mercado europeo de frutas y verduras, escribe Právo.

 

Radek John, foto: ČTKRadek John, foto: ČTK Las deliberaciones de los líderes de los partidos de la coalición de Gobierno sobre los eventuales cambios de los ministros, terminaron sin resultado alguno este jueves, informa Lidové Noviny.

El primer ministro, Petr Nečas, ofreció a Asuntos Públicos el cargo de vice primer ministro encargado de la lucha contra la corrupción o la presidencia del consejo legislativo del Gobierno.

El líder de Asuntos Públicos, Radek John, rechazó la oferta e insistió en que su formación debería encabezar nuevamente el Ministerio del Interior. No obstante, Petr Nečas quiere reservar ese cargo a su Partido Cívico Democrático, indica Lidové Noviny.

 

Diag Human comercia con plasma sanguíneo, foto: Comisión EuropeaDiag Human comercia con plasma sanguíneo, foto: Comisión Europea Mladá Fronta Dnes comenta la complicada causa entre el Estado Checo y la empresa Diag Human que comercia con plasma sanguíneo, cuyos inicios se remontan al año 1992. Diag Human acusó a Chequia de no proteger sus inversiones en este país y exigió el pago de sus pérdidas.

El Centro Checo en ParísEl Centro Checo en París En vista de que Praga apeló la decisión de un arbitraje internacional y se negó a pagar cuantiosas retribuciones, Diag Human demandó la confiscación de propiedades del Estado Checo en el exterior.

En Viena fueron confiscadas así hace poco obras artísticas que Chequia había prestado para una exposición y en París existe el peligro de que los ejecutores confisquen el Centro Checo en esa capital.

En tal situación, Praga pidió a París reconocer la inmunidad diplomática de ese inmueble, por radicar en él el Consulado de Chequia. Los expertos suponen que de esta manera el Centro Checo podría ser salvado ante la expropiación, señala Mladá Fronta Dnes.

 

Hospodářské Noviny sostiene que el Gobierno estudia ahora la posibilidad de suscribir nuevos acuerdos sobre la protección recíproca de inversiones con algunos países, por ejemplo con los de la antigua Unión Soviética. Gracias a esos acuerdos se prevendría que el país se vea envuelto en el futuro en nuevos arbitrajes internacionales.

Según recuerda Hospodářské Noviny, en los últimos 15 años la República Checa tuvo que pagar más de 810 millones de euros en arbitrajes internacionales.

03-06-2011