Havel: “Estoy seguro de que todo mejorará”

14-09-2011

El ex presidente Václav Havel no está satisfecho con la situación actual del país, pero está seguro de que todo mejorará; Asuntos Públicos pide más dinero para el Ministerio de Transportes y lanza amenazas en caso de no conseguirlo; los errores de la derecha aumentan las intenciones de voto de la izquierda.

Václav HavelVáclav Havel Después de seis meses de silencio, afectado por problemas de salud, el ex presidente Václav Havel concedió una entrevista al diario Mladá Fronta Dnes, que el periódico publica en primera plana.

El optimismo no abandona al ex mandatario que el próximo viernes cumplirá 75 años. Havel dice que no le gustan muchas cosas del momento, pero “estoy seguro de que todo mejorará“, asegura.

De acuerdo con Havel, las últimas elecciones no trajeron el cambio deseado. “La gente quiere otra cosa, y eso no depende únicamente de la derecha o de la izquierda”, dice el antiguo disidente anticomunista.

A pesar de sus problemas de salud, Havel sigue la actualidad política, pero confiesa que el tiempo es su mayor enemigo, pensaba que al dejar la vida pública el tiempo le rendiría más, pero no es así.

“Como ciudadano me siento frustrado y disgustado por la distancia que separa a los políticos y a la opinión pública”, subraya Havel, al tiempo que se refiere al escándalo que protagonizó el funcionario del Ministerio de Educación, Ladislav Bátora.

Václav Klaus y Ladislav BátoraVáclav Klaus y Ladislav Bátora “Me llamó la atención la declaración de Asuntos Públicos de que las opiniones con tinte fascista y antisemita, se deben expresar una vez terminada la jornada laboral”, sostiene Havel.

Ladislav Bátora fue contratado por el Ministerio de Educación para el puesto de director del Departamento de Recursos Humanos. Sus antiguos, y para algunos actuales, vínculos con los grupos ultraderechistas levantaron pasiones entre dos de las tres formaciones de la coalición de Gobierno.

A Havel le sorprende el hecho de que una persona con ese perfil cuente con el respaldo del presidente Václav Klaus, que salió en su defensa.

“Muchas veces coincido con la opiniones del presidente, pero últimamente cada vez menos”, sostiene Havel en entrevista para Mladá Fronta Dnes.

 

La calma había vuelto a la coalición de gobierno, pero nubes negras se ciernen nuevamente sobre el oficialismo. El Partido Asuntos Públicos (VV) el menor de la coalición, amenazó con votar en contra de la restitución de las propiedades de las iglesias en caso de que no reciba más dinero para el Ministerio de Transportes.

El líder oficioso de Asuntos Públicos, Vít Bárta, explicó al diario Právo, que todavía no fue aprobada la estrategia para la financiación de las infraestructuras terrestres y se van a entregar miles de millones a las iglesias.

“No estamos en contra de la restitución de las propiedades a las iglesias, lo que queremos es que se respeten los acuerdos de coalición y se apruebe el dinero para la construcción de carreteras e infraestructuras en general”, insiste Bárta.

 

Foto: Archivo del Gobierno checoFoto: Archivo del Gobierno checo El mismo diario publica los resultados de una encuesta de la agencia demoscópica SANEP que arroja resultados poco favorables para la coalición de Gobierno.

Los partidos oficialistas pierden popularidad. En caso de que las elecciones se celebren este mes, la izquierda ganaría la mayoría de escaños de la Cámara Baja.

El partido TOP 09 perdería casi un 2% de los votos, alcanzando el 14,2%, mientras que por los comunistas votaría el 14,3% y la socialdemocracia sería el partido vencedor con un 33,2%.

Según la encuesta de SANEP, el Partido Cívico Democrático (ODS) se mantiene estancado con el 18% de los votos, lo que representa el promedio histórico más bajo desde su fundación en los años 90.

Los escándalos de corrupción, los ataques mutuos, la política de recortes y la subida de impuestos y precios, han afectado la popularidad de los partidos gobernantes, sostiene el estudio publicado por Právo.

14-09-2011